Onelio Escalona: “Me propuse no dejarme aplastar por la depresión”

×

    Sugerir cambios

    Por estos días de Covid-19 y confinamiento leí a Onelio Escalona, dos libros que me hicieron desconectar de la realidad. Leer a Onelio libera y saca carcajadas. El año pasado, en la Feria Internacional del Libro de La Habana 2020, presentó un nuevo título por Ediciones Holguín. Entonces sostuvimos una breve conversación que recreo ahora. Onelio nació en el municipio de Niquero, provincia de Granma, en 1968. Escribe el narrador Eduardo del Llano que Onelio es “alto como un pino, con un inexplicable parecido a Cantinflas”. Mide casi dos metros de estatura y siempre trae una sonrisa; la sonrisa, la boina y el pelo largo forman parte de su imagen. Incluso uno no sabe si Onelio puede molestarse con algo, o al menos reflejarlo en su rostro. Pero de eso debe saber Mireya Abreu, su esposa y compañera y sus amigos más cercanos.

    Me escribe Onelio que a Mireyita Abreu Pérez la conoció en 1994, cuando empezó a trabajar en el grupo de teatro “Gilaya”.  “Casi jugando, empezamos a hacer cosas en un club del Minint, donde yo me desempeñaba como caricaturista y comediante; al notar sus excelentes cualidades musicales y condiciones para la comedia, nos tomamos en serio el asunto del humorismo y creamos un dúo que, inicialmente se llamó “Matagusano”; nombre que no le gustó a nadie, por lo que decidimos sustituirlo por CARICARE, verbo italiano que significa CARGAR y del que surgieron vocablos como CARICATURA y CARICATOS”, me escribe. Me quedo pensando en el insecticida matagusanos, tan usado en el campo cubano, pero luego voy a la belleza de la palabra caricatura y caricare.

    Con el Dúo Caricare, Onelio y Mireya se han presentado en numerosos escenarios del país y han sido reconocidos por la crítica especializada en poco más de 25 años. El público cubano los disfrutó en la televisión nacional en el programa Caricare en clave de 2. “También nos apartamos del humor cabaretero de los primeros tiempos, y comenzamos a desarrollar, gracias a la orientación del dramaturgo Carlos Jesús García (Carlín) obras humorísticas dirigidas al espacio teatral, en las que la sátira social constituía el principal ingrediente de nuestra propuesta estética”, me cuenta Onelio.  

    • Producto
    • Especificaciones
    Autor

    Colección

    Editorial

    Encuadernación

    Publicado

    “Gracias a Omar Valiño y su trabajo con Ediciones Alarcos, varias obras mías aparecieron publicadas en las antologías Para-dos en la escena y Humor del cercano Oriente; luego vio la luz, también gracias a esa editorial, mi libro de monólogos humorísticos Caricare en clave de 12; luego, publiqué, con Ediciones La Luz, de Holguín, El chiste sí tiene vuelto, libro de caricaturas donde muestro esa otra parte de la creación artística que me apasiona: el humorismo gráfico”.

    “Ahora Ediciones Holguín publicó mi libro Quien bien te quiere, te hará reír; volumen conformado por siete piezas pequeñas o juguetes cómicos concebidos para dos, tres y cuatro actores, donde a partir de la ironía, el absurdo, el doble sentido y el juego de palabras, se recrean de manera satírica problemas globales de nuestro tiempo y otros que nos son más cercanos, como la pérdida de valores, la doble moral, la simulación y la lucha constante del cubano por salir adelante; las siete obras que aparecen en este libro forman parte del repertorio activo de Caricare”.

    • Producto
    • Especificaciones

    “De mi pasión por la caricatura te cuento que se mantiene intacta”, me escribe Onelio. “Pienso que el poderoso sentido del humor de los cubanos ha sido una de los asideros más efectivos con que hemos contado para sobrevivir y enfrentar una realidad tan compleja y, en ocasiones, extremadamente lacerante.

    “Desde niño sentí la necesidad de expresarme y canalizar mis angustias a través de la creación artística; el humor fue un descubrimiento que transformó mi vida; se produjo cuando vi las caricaturas de Chevo, un excelente caricaturista cubano, nacido en Niquero, mi pueblo natal; el humor escénico vino después, gracias al embrujo que me produjeron las películas de Cantinflas. Desde entonces, no he podido ver la vida de otra manera que no sea desde la mirada aguda del humorismo”.

    En otra conversación por Messenger, casi un año después, Onelio me escribió que la pandemia llegó a afectarle su sentido del humor; “pasé los primeros meses sin crear nada; por suerte, un amigo psicólogo me aconsejó que abriera una cuenta en Facebook y compartiera imágenes de las cosas que, como artista plástico, hago; la reacción fue tan agradable que me animé nuevamente y empecé a trabajar. Parece que conmigo no funcionó aquello de que los humoristas siempre descubren la parte risible de las cosas”.

    Recientemente, Onelio Escalona publicó unas fotografías en su muro de Facebook de una escultura donde recrea la figura del meteorólogo José Rubiera y otra del doctor Francisco Durán, muy comentadas en su red social. Incluso algunos sugirieron que le realice una a Dagoberto Gaínza galardonado con el Premio Nacional de Teatro hace unos días, y otro ha sugerido que lo contraten para que lleven sus piezas a un museo.  

    Me cuenta Onelio que tiene caricaturas realizadas a los escritores Pablo Armando Fernández, José Luis Moreno, Emerio Medina, del ensayista Eugenio Marrón, entre otros poetas de la ciudad de Holguín donde vive actualmente. Esas obras son planas. Y entre las piezas volumétricas ha realizado a los escritores holguineros Manuel García Verdecia y Ronel González. En este momento Onelio Escalona sigue creando esculturas. Ya hay quien le ha exigido públicamente una escultura.

    Onelio no permite que la Covid-19 le arrebate parte de sus sueños y proyectos. Aunque tiene frenado el proyecto de hacer una exposición de esculturas de grandes escritores cubanos y de otras geografías, le solicitaron varias estatuillas para homenajear a personalidades cubanas de distintos sectores de la sociedad. Ya tiene listos a Rubiera, Durán, la actriz Corina Mestre y el realizador audiovisual Roli Peña; y trabaja en las del psicólogo y profesor Manuel Calviño y la del trovador Eduardo Sosa.

    —Nada, que me propuse no dejarme aplastar por la depresión –me escribe Onelio Escalona-. Cuídate y palante.

    Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Cofundador de Claustrofobias Promociones Literarias con Naskicet Domínguez Pérez

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart