El son en libros o por la bibliografía del son

×

    Sugerir cambios

    Escrito por Zenovio Hernández Pavón

    A pesar de las limitaciones impuestas por la implacable pandemia de la Covid-19 que azota al mundo, los cubanos y en general los amantes de la música tropical, celebramos por primera vez El Día del Son Cubano. Encomiable iniciativa esta, porque el género nos ha prestigiado en todo el orbe y es estímulo para creadores e intérpretes de disímiles géneros, estilos y formatos de la música que se cultiva actualmente en diversas latitudes.

    Parafraseando a Ignacio Piñeiro, uno de sus grandes artífices, podemos afirmar que a más de un siglo de que las grandes empresas grabadoras de música estadounidenses comenzaran a propagarlo por el mundo, el son seguirá entre las opciones más sublime para el alma divertir. Él derrocha con énfasis inigualable la rítmica afrocubana y su poética –la cual también ha nutrido la impronta de Nicolás Guillén y cultores de diversas manifestaciones artísticas– refleja con insuperable gracia la idiosincrasia de los nacidos en la mayor de las Antillas.

    Aunque no siempre son y literatura ha sido un matrimonio bien llevado, en primer lugar, por los textos de poco vuelo artístico de algunos creadores y, en segundo lugar, porque aún hoy subsiste el criterio de que toda música bailable es sólo para cumplir esa función social recreativa. Mas, la vida se ha encargado de demostrar que es uno de los grandes tesoros de la cultura nacional, y cada día se hace más necesario que esa historia se estudie y se promueva en libros y otros medios para que las presentes y futuras generaciones –aunque prefieran bailar y divertirse con otros géneros más actuales– conozcan y justiprecien a esos grandes titanes de la cultura de este país.

    • Producto
    • Especificaciones
    Buena Vista Social Club, uno de los acontecimientos más importantes de la música cubana en el mundo, tiene su base indiscutible en músicos nacidos en …
    Añadir a Mis FavoritosAñadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0

    Valorando lo que hasta ahora las editoriales de Cuba han contribuido a la difusión de su historia musical, presumo que el bolero ha sido el género más beneficiado y entre los menos promovidos se ubica el son. No obstante, se han publicado valiosos libros sobre el mismo, o muy estrechamente relacionados con él, por casi todas las editoriales nacionales e incluso por instituciones como la Biblioteca Nacional y la Academia de Ciencias de Cuba, que dieron a conocer las obras fundacionales de Argeliers León, María Teresa Linares y Alberto Muguercia. De las editoriales Letras Cubanas siempre ha tenido un papel protagónico en todos los ámbitos de la cultura literaria, y en estos predios ha puesto en librerías estudios tan relevantes como El son cubano poesía general, de Samuel Feijóo; la biografía de Julio Cuevas, de Dulcila Cañizares; El son no se fue de Cuba, de Adriana Orejuela, además de ensayos y compilaciones concebidos por figuras de la talla de Leonardo Acosta y Radamés Giro, entre los primeros que vienen a la memoria.

    10 libros sobre el son en Cuba

    • El son cubano poesía general, de Samuel Feijóo
    • El son no se fue de Cuba, de Adriana Orejuela
    • Trío Matamoros, treinta y cinco años de música popular cubana, de Ezequiel Rodríguez
    • Por siempre Compay, de Lino Betancourt
    • Son de la loma. Los dioses de la música cubana cantan en Santiago de Cuba, Reinaldo Cedeño y Michel Damián Suárez
    • La Habana tiene su son, Ricardo R. Oropesa
    • El son, la guaracha y la salsa, de Helio Orovio
    • haciendo música cubana, de Victoria Eli y Zoila Gómez
    • Homenaje a la música popular cubana, Leonardo Depestre
    • Sucu sucu, ritmo y tradición, Juan Carlos Jiménez y Guadalupe Martínez

    De referencia obligada son también la primera biografía de Benny Moré, escrita por Amín E. Naser y dada a conocer por Ediciones Unión y Trío Matamoros, treinta y cinco años de música popular cubana, de Ezequiel Rodríguez, título publicado por Arte y Literatura. Por su parte la Editorial José Martí ha brindado a los lectores Por siempre Compay, de Lino Betancourt y del prolífico Rafael Lam Buenavista Social Club y el son cubano, entre otros. En este apretado panorama hay que detenerse, por su extraordinario valor testimonial, en Son de la loma. Los dioses de la música cubana cantan en Santiago de Cuba, una fabulosa compilación de entrevistas a grandes soneros de la otrora capital oriental realizada por Reinaldo Cedeño y Michel Damián Suárez. Este tipo de libro con entrevistas o reseñas de corte periodístico, es uno de los más frecuentes en esta bibliografía, a la que también han hecho contribuciones de valía Félix Contreras, Mayra A. Martínez, Erena Hernández y Rosa Marquetti, entre otros autores.

    La Editorial Pueblo y Educación ha publicado de los doctores Olavo Alén, María Teresa Linares y otros especialistas de sólida formación académica, obras que son fuentes de obligada consulta. Entre ellas ya cuenta con varias reediciones …haciendo música cubana, de Victoria Eli y Zoila Gómez. La única editorial nacional fuera de la capital, la Editorial Oriente, radicada en Santiago de Cuba, clasifica entre las que ha sedimentado un catálogo de mérito. Entre sus exponentes están Matamoros y el entorno o lo integrador universal del modo son, de Danilo Orozco; El son, la guaracha y la salsa, de Helio Orovio, No quiero piedra en mi camino, conversaciones con Enrique Bonne, de José Aquiles y Pedro López; así como Homenaje a la música popular cubana, en el cual Leonardo Depestre reseña el quehacer de los soneros Pacho Alonso, Abelardo Barroso y Miguelito Cuní.

    En las últimas décadas en que Cuba ha vivido un significativo auge editorial, a la lista hay que agregar por Ediciones Cubanas varios de corte biográfico, es el caso de La Habana tiene su son, dedicado por su autor Ricardo R. Oropesa a Ignacio Piñeiro y el Septeto Nacional. De las publicaciones del Museo Nacional de la Música y el Centro de Investigación de Música Cubana, el Cidmuc, dos de los más significativos libros son el estudio sobre la discografía de Benny Moré, de José Reyes Fortún y uno sobre Roberto Faz, de Gaspar Marrero, respectivamente.

    Las llamadas editoriales territoriales han publicado algunos libros encomiables, ejemplos son El montunero de Cuba, de Juan Carlos Espinosa por Ediciones Ávila; Guantánamo tiene su changüí, de Yaremi Estonel por Editorial El Mar y la Montaña. La Editorial Orto de Manzanillo, entre los títulos que ha aportado al patrimonio bibliográfico sonero cuenta con El órgano oriental, señor de la música molida, de Icel Falagán y Delio Orozco. En la parte occidental Ediciones El Abra, de la Isla de la Juventud, llevó a la imprenta Sucu sucu, ritmo y tradición, de Juan Carlos Jiménez y Guadalupe Martínez. Pudieran ser muchísimos más, pues en honor a la verdad es poco lo que se hace por incrementar estos estudios que más bien son la cenicienta de los planes editoriales y de las acciones de promoción en la red de instituciones del Ministerio de Cultura.

    • Producto
    • Especificaciones
    Siete manzanilleros en la música cubana
    Añadir a Mis FavoritosAñadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0

    Mire que, después de muchos años de publicarse en el extranjero, aún no han visto la luz en Cuba valiosos estudios relaciones con el son, como varios que llevan las firmas respetables de Danilo Orozco, Jesús Blanco y Olavo Alén. Pregunte usted cuántas publicaciones periódicas impresas se dedican a la música y cuántas convocatorias, entre tantas que se realizan anualmente en la isla, clasifican en el ámbito de estos estudios, sea monografía, biografía o algo semejante. Es como buscar una aguja en un pajar, ya que casi en su totalidad los concursos no van más allá de poesía, narrativa y ensayo literario. Ahora que se ha declarado un día para el son cubano, que otras expresiones musicales se declaran oficialmente lo que verdaderamente son y representan para la cultura, es hora de que se exija a las editoriales y otras instituciones afines, que se libren convocatorias y otras iniciativas que estimulen a los interesados en estos estudios, pues con ello se engrandece la cultura y la identidad de un pueblo de que siente orgullo de que en todas partes del orbe lo identifiquen como La  isla de la música.

    Consejo editorial integrado por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

    Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

    Deje una respuesta

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart