José Antonio Soto Rodríguez: “La diversidad cultural del Caribe se sustenta en las dimensiones éticas”

×

    Sugerir cambios

    Recientemente el profesor José Antonio Soto Rodríguez participó en el XV Coloquio Internacional Joel James Figarola que organiza la Casa del Caribe. Desde hace años Soto, como le dicen los estudiantes que siguen su trabajo, apuesta por este Coloquio para dar a conocer resultados de investigación. En 2022 presentó el libro Senderos del pensamiento caribeño por su emancipación. En este volumen aparece como coordinador y autor principal.

    ¿Qué ideas lo llevaron a publicar el libro Senderos del pensamiento caribeño por su emancipación?

    El libro Senderos del pensamiento caribeño por su emancipación es el resultado de años de investigación sobre el decursar del pensamiento caribeño en la región a través del análisis crítico del ideario de sus más connotados representantes. Somos conscientes de la necesidad que tenemos como investigadores de la ciudad de Santiago de Cuba, puntal del Caribe de seguir profundizando en el rico acervo que encierra el pensamiento caribeño. Por esta razón nos decidimos profesores investigadores de la Universidad de Oriente a armar un proyecto científico titulado Filosofar el Caribe, esta obra es resultado de esos esfuerzos, lo que ya en su etapa de profundización más abarcadora de sus resultados.

    • Producto
    • Especificaciones
    Se trata de un libro que abunda sobre lo que pudiéramos definir como tres grandes ejes a partir de ideas, personalidades y obras relevantes en un …
    Añadir a Mis FavoritosAñadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
    Publicado

    Autor

    Encuadernación

    ,

    Una motivación fuerte que nos animó a publicar esta obra fue demostrar que la develación del ser caribeño en sus más connotados representantes es una regularidad ya que siglos de colonialismo y neocolonialismo han tratado de borrar nuestras identidades en sus más polifónicas dimensiones y demostrar además como a pesar de las barreras idiomáticas y de características peculiaridades de casa una de las regiones del Caribe subyacen afinidades que son necesarias hacer valer y dentro de ella siglos de historia de explotación colonial y neocolonial, de avasallamiento de la espiritualidad del hombre caribeño para sumirlos en la enajenación y en el desplome de su capacidad de resistencia, de ahí que también potenciamos en este libro los proyectos emancipatorios políticos y mentales que se han levantado en esta región y de la que estos pensadores son portadores. Es este el objetivo principal que nos motivó a escribir este libro, lanzarnos al camino de la reflexión teórica de personalidades. Esto comporta un tremendo desafío por el rigor que se necesita en las valoraciones que deben estar atemperadas con el contexto histórico en que cada una de estas personalidades se desenvuelve si no pecamos de excesivos en la crítica a determinadas posiciones enjuiciándolas con los saberes del hoy.

    ¿Por qué escogió las figuras y autores que abordan cada uno de los textos que la integran?

    Este estudio abordó quince personalidades de nuestro ámbito caribeño abarcando el caribe hispano, francófono y anglófono, pero no solo se tomó en cuenta el arco antillano, sino que comprendió los países con costas en el mar Caribe. Esto es lo que se denomina Gran Caribe.

    De esta forma configuramos una muestra representativa de la diversidad de la región y se buscó también sus afinidades esenciales que marcan el ser caribeño, su lucha por preservar sus identidades culturales y por emanciparse del colonialismo y del neocolonialismo, por hacer valer su soberanía, su historia, sus valores culturales propios, el derecho al desarrollo socioeconómico y sociopolítico acorde a sus necesidades e intereses como región y la búsqueda de la ansiada integración regional que abarque todos los ámbitos y sea realmente de satisfacción de las mayorías.

    Escoger muestras es de por sí un desafío, pues siempre han de quedar figuras que merecen ser contempladas, sin embargo, el imperativo de lo posible en una publicación en el momento actual nos marcó e llegar hasta lo que hoy presentamos. Esto nos obligó como investigadores a partir de determinadas consideraciones o bases teóricas para la selección de las figuras más trascendentes:

    En este sentido privilegiamos a aquellas figuras que han abordado de forma novedosa el ser caribeño destacando sus múltiples dimensiones y al mismo tiempo han levantado un proyecto emancipatorio tanto político como mental, destacando sus resultados y sus aportaciones en un fecundo legado teórico que en obras han llegado hasta nosotros.

    También tomamos en cuenta como los pensadores escogidos se han distinguido por ser portadores de una visión novedosa de nuestra historia, de nuestros problemas políticos, socioeconómicos y socioculturales dando aportes a la politología, a la antropología, a la sociología, a la psicología a la etnología, a la pedagogía desde las perspectivas de constructos epistémicos muy singulares para entender las complejidades del ser y del pensar en la región.

    Otro aspecto que tomamos en cuenta es como estos pensadores escogidos tributaban una visión profunda de la problemática de la enajenación en la región y apuntaban a la necesidad de una profunda emancipación mental del hombre caribeño. Por eso en este libro para nosotros fue una exigencia mostrar todos estos constructos teóricos como se hilvanan en su interconexión dialéctica en cada pensador que permitiera demostrar la riqueza trascendente de su legado.

    En relación con el Caribe hispano escogimos siete figuras de Cuba: José Martí, Fernando Ortiz y Joel James; de Puerto Rico Eugenio María de Hostos; de República Dominicana Juan Bosch y Narciso Isa Conde, y de Nicaragua Alejandro Serrano Caldera. Del caribe francófono escogimos cinco figuras de Haití: Antenor Firmín, Gerard Pierre Charles y Jacques Roumain, y de Martinica Frantz Fanon y Aimé Cesaire, del caribe anglófono se seleccionaron tres figuras trascendentes de Jamaica Norman Girvan, y de Trinidad y Tobago a Eric Williams y Cyrus Robert Leonel James, este último una figura importante muy poco trabajada en Cuba.

    Como podrá apreciarse esta selección y su análisis crítico correspondiente habla de por sí de su carácter preliminar, es como una avanzada de lo que debemos desbrozar en la riqueza de pensamiento de nuestra región.

    ¿Considera que hay que seguir estudiando el Caribe, su historia y cultura en nuestros días?

    El análisis del ser identitario caribeño deviene una necesidad para los estudiosos del pensamiento caribeño en un mundo signado por la globalización capitalista, y sus pretensiones de hegemonización cultural para barrer nuestras identidades e imponer sus valores culturales. Es esta una tarea de primer orden para los estudiosos cubanos, justipreciar toda la riqueza de matices propios de esta región, sus valores culturales, teniendo en cuenta que una premisa de partida importante para defendernos de esos influjos perversos es tener conciencia de qué somos y de las peculiaridades de nuestros caracteres, expresados a su vez en una producción intelectual de gran alcance que se levanta en estas tierras para defender nuestra identidad y para demostrar la riqueza de dicho legado. La literatura especializada revela autores con énfasis en el pensamiento social, que analizan la realidad política, económica y social como causas de las luchas por la emancipación del dominador, no sólo en las esferas económicas y políticas, sino también en la mental.

    La diversidad cultural del Caribe se sustenta en las dimensiones éticas, estéticas y étnicas, que se expresan a través de la cultura popular tradicional, resultado de la aprehensión y la decodificación de la realidad que se vive, por eso reafirma la existencia plural de la cultura caribeña. La cultura popular tradicional legitima la resistencia emancipatoria y su diversidad es profundamente identitaria, ante el poder del neoliberalismo que desprecia los sistemas culturales originales de nuestros pueblos e intenta, bajo el precepto de que la mejor forma de dominar a un pueblo es destruyendo su memoria histórica, aniquilar la diversidad cultural e imponer la cultura colonizadora, lo que provoca la pérdida de referentes, muchas veces irrecuperables, por cuanto es más fácil deshacerse de los colonizadores que del legado colonial.

    La variedad de caracteres que entraña el ser identitario obligan a analizarlo desde las más variadas aristas, por eso no puede soslayarse el análisis histórico-social, las peculiaridades etnosociológicas del asunto, el complejo proceso de mestizaje que dio lugar al surgimiento y crecimiento espiritual del hombre caribeño. De tal forma, cuando analizamos desde un punto de vista filosófico, político y sociológico estos caracteres, nos señalan como exigencia metodológica el develar esas rutas cosmovisivas que nos ayudan a encontrar las esencialidades del ser caribeño. Una primera mirada parece aportarnos elementos muy diferentes entre sí, sin embargo, desde una comprensión más profunda, podemos advertir las complejas interconexiones que se dan cuando investigamos un tema de tal naturaleza.

    • Producto
    • Especificaciones
    Tengo el leve recuerdo de ver a uno de mis compañeros entregando un ramo de flores al consagrado actor Manuel Porto y a su equipo de Korimakao bajo …
    Añadir a Mis FavoritosAñadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 2
    Editorial

    Encuadernación

    Publicado

    Autor

    Dentro de esas rutas cosmovisivas, no se puede pasar por alto que el pensamiento filosófico, político y sociológico que se ha erigido en la región caribeña, ha estado signado por ese carácter de compromiso manifiesto con los problemas que actúan en cada época, para encontrarles adecuada solución. En tales empeños los pensadores han escogido lo mejor del pensamiento filosófico universal y lo han reelaborado efectivamente para ponerlo en función de resolver los problemas de su tiempo histórico; de igual forma, han partido de los caracteres del Caribe y de cada uno de los países que lo conforman, analizando sus particularidades identitarias, que por supuesto tienen que ver mucho con las concepciones que se tengan de la cultura caribeña, que parte consustancialmente de los imaginarios colectivos que reflejan esa atmósfera creativa de nuestra región, en la que prevalecen como derrotero común la presencia del negro y sus tradiciones musicales, danzarias, de ritos religiosos, psicología colectiva y una determinada cosmovisión del mundo, en la que se entrelazan los elementos aborígenes, africanos y europeos, e incluso de la presencia de contingentes significativos de hindúes y de chinos. Toda esa extraordinaria amalgama de rasgos diversos es lo que ha dado lugar a la emergencia del ser caribeño polisémico por naturaleza, de ahí la compleja y difícil tarea de su estudio.

    Los análisis del ser caribeño no pueden obviar que en estas tierras las influencias mayores en el pensamiento estuvieron en la Ilustración, en el positivismo y en el marxismo. La Ilustración es una de las fuentes principales, por ese espíritu de libertad de pensamiento que impregnó, por el ansia de saber y de investigación que inculcó y por esa concepción tan abierta de la cultura y la consagración de los derechos del hombre a vivir sin despotismo, a luchar contra todo espíritu dogmático, por su enfrentamiento contra lo escolástico. El positivismo ha sido acogido en las tierras caribeñas de forma muy puntual, pero no en su  versión europea, con una lectura acrítica y copista de sus fundamentos filosóficos; en el Caribe la asimilación ha sido creativa y se puso en función de la búsqueda de los núcleos epistémicos que sirvieran para explicar las características y singularidades del ser caribeño, la evolución social de ese complejo proceso cultural, que no se cierra, sino que hay que comprenderlo en su carácter abierto, pues la propia historia de nuestros pueblos, la marcha de sus circunstancias y la complejidad de las contradicciones que se abren, han obligado a construir una lógica en la que subyace una concepción ético social de interpretación de la historia y de la cultura, que sirve como ruta metodológica importante para desentrañar las esencias del ser caribeño. El marxismo es otra de las fuentes. Adecuándolo a nuestro contexto y la tradición rica de nuestro pensamiento, ha servido para explicar desde su metodología científica los caminos singulares de nuestras luchas sociales en pos de un mundo mejor y un paradigma socialista muy propio de esta región, que privilegie en su dialéctica la concepción práxica y el desenvolvimiento democrático de su proyecto político, donde las masas encuentren la vía para el desarrollo de la socialización del poder, en el empeño complejo de las transformaciones económicas, políticas y socioculturales necesarias.

    Yunier Riquenes García

    Yunier Riquenes García

    Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Cofundador de Claustrofobias Promociones Literarias con Naskicet Domínguez Pérez

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart