José Antonio Soto Rodríguez: “La diversidad cultural del Caribe se sustenta en las dimensiones éticas”

×

    Sugerir cambios

    Otra de las problemáticas que ha sido preocupación constante del hombre caribeño es la construcción teórica y práctica de sus paradigmas emancipatorios para la liberación de todos los yugos. No olvidemos que estas tierras, que recibieron enormes contingentes de esclavos de África y en menor medida de China y de la propia India, para los colonizadores europeos –españoles, holandeses, franceses e ingleses–, en un proceso inusitado de mestizaje cultural y de transculturación tuvieron que enfrentar el colonialismo y aún hoy el neocolonialismo y las políticas que intentan barrer nuestras identidades culturales. Región que ha sufrido dictaduras sangrientas y la represión más feroz hacia sus fuerzas de izquierda. Los tonos característicos de los proyectos emancipatorios en la región caribeña que se reflejan a nivel del pensamiento y de la producción teórica, han tenido en su punto de mira estos problemas, luchando por un paradigma libertario que hace mucho énfasis en los espacios democráticos y en levantar proyectos cuyo máximo ideal sea el de garantizar la prosperidad material y espiritual de nuestros subyugados pueblos, pero aún estos estudios requieren de una profundización y sistematización en las distintas áreas geográficas del Caribe , delimitar sus tendencias y estudiar a los pensadores representantes de estas corrientes.

    En la actualidad la urgencia está dada en hay que lanzarse a profundidad a valorar críticamente el pensamiento caribeño por áreas, por figuras y por el aporte que han dado a las ciencias sociales y humanísticas en el estudio de las peculiaridades caribeñas. Ese es el reto que tenemos por delante los estudiosos del Caribe ganar conciencia de que el compromiso con nuestra Región es develar la riqueza de su quehacer cultural y esto constituye hoy un imperativo histórico y una expresión de nuestra existencia y resistencia.

    • Producto
    • Especificaciones
    Para muchos cubanos nacidos después del Triunfo de la Revolución en enero de 1959, la consigna de “Vergüenza contra dinero” puede resultar carente de …
    Añadir a Mis FavoritosAñadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
    Autor

    Editorial

    Colección

    Encuadernación

    Estado

    N° de páginas

    44

    Joel James ha sido para usted una de las figuras representativas en el Caribe. ¿Por qué sugiere el estudio de su obra?

    Joel James Figarola constituye, por la magistratura de su pensamiento y la trascendencia de su legado ético, político y sociocultural en su obrar, un paradigma de intelectual comprometido con lo mejor del quehacer teórico y práctico de la época que le tocó vivir. Fue un hombre entregado al cultivo de los valores patrios y en lo personal fue desde su trinchera de trabajo creador, la Casa del Caribe en Santiago de Cuba, impulsor de un proyecto que ha desarrollado una labor ingente por develar y defender las raíces de la cultura caribeña y cubana, particularmente la santiaguera.

    En los momentos actuales en que la sociedad cubana oxigena su proyecto social y redimensiona la defensa de nuestra cultura como baluarte de la trascendencia patriótica el rescate de su pensamiento se convierte en una necesidad por lo que  aportó a la cosmovisión acertada de las esencialidades de nuestra cultura, expresada en  nuestra historia, en  el  desarrollo de  las virtudes nacionales y el cultivo de la política del poder revolucionario que apunte hacia la cosmovisión martiana de la democracia: con todos y para el bien de todos y no con todos y para el bien de pocos..  .

    En este sistema conceptual de la cubanía muy vinculada con los elementos conformadores del ser caribeño, latinoamericano universal -lo aborigen, lo hispano y lo afro- resalta como un aporte de Joel James su visión de la cultura popular tradicional como el vehículo que permite, desde las raíces populares y sus imaginarios colectivos, hacer viable nuestro proyecto social. Fiel a este comprometimiento ético erigió su pluma en ristre para develar las rutas de la construcción compleja y contradictoria de la conciencia nacional y de su proyecto revolucionario transformador. Así lo dejó plasmado en su obra que desde la revista Del Caribe da cuenta de su actividad intelectual a través de un conjunto de ensayos, cuentos y novelas que en más de 30 textos recogen lo prolífera de su producción.

    En las páginas de esta revista publicó importantes artículos referidos a temas poco abordados sobre las particularidades de la cultura nacional: la muerte en Cuba y su expresión en los cultos mágico religiosos, el carácter sui generis del Vodú en Cuba y el Espiritismo de Cordón. Además, abordó problemas históricos referidos a las guerras por la independencia, también en otros trabajos revela la ausencia del adecuado registro y justipreciación de las manifestaciones de la cultura popular tradicional por parte de la política cultural.

    Es evidente que el análisis profundo, reflexivo y sistemático de su pensamiento y obra constituye una deuda que la intelectualidad santiaguera debe saldar. Estamos convocados y urgidos por la necesidad de poner al alcance de todos sus aportes más trascendentes, porque su hacer es la expresión de su sensibilidad y apego a los orígenes, de su vocación latinoamericana, caribeña y cubana y de su proyección progresista.

    Considero que la obra literaria y ensayística de Joel James debe ser objeto de estudio en la enseñanza media superior en las asignaturas de Literatura Cubana y en la de Historia  y en la Universidad debe incluirse el estudio de su obra en la carrera de Historia, de Filosofía, de Sociología  de Comunicación Social, de Periodismo, de Letras, de Estudios Socioculturales y por Extensión Universitaria se deben dedicar espacios a valorar la trascendencia de su legado teórico en conferencias y paneles que se creen al afecto la obra activa y pasiva de este destacado pensador santiaguero.

    ¿Cómo fue su relación con Joel James?, ¿qué rasgos destacaría de su personalidad?

    Tenía una recia personalidad, era amante de la verdad por encima de todo, le disgustaba que los profesionales no se dedicaran a fondo al estudio de lo que investigaban, era amigo de un espíritu crítico, de que los que lo rodeaban tuvieran criterios propios y no repetidores de ideas. Fue un maestro de generaciones de investigadores que se formaron en la Casa del Caribe bajo su égida investigativa. Yo tuve la suerte de tener una buena relación con él y con Kenia Dorta y participé en muchos coloquios El Caribe que nos une con él e incluso llegué a dirigir mesas redondas y tuve la oportunidad de impartir conferencias y de presentar mis libros de Poder y paradigmas emancipatorios en América Latina y el de Juan Bosch su pensamiento humanista caribeño y universal y esto pudo ser porque Joel James tenía como principio la inclusión y no la exclusión. Era muy agudo en sus análisis y sobre todo defensor de la virtud ciudadana, era enemigo de la corrupción y opinaba que era esta uno de los males de una revolución que la podía socavar, de ahí la trascendencia de su libro Vergüenza contra dinero.

    Yunier Riquenes García

    Yunier Riquenes García

    Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Cofundador de Claustrofobias Promociones Literarias con Naskicet Domínguez Pérez

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart