12 años promocionando la Literatura Cubana

México en La Gaceta de Cuba o la naturaleza de una revista cultural

×

    Sugerir cambios

    México en La Gaceta de Cuba es un libro que se presentará en la 32 Feria Internacional del Libro de La Habana, publicado por Ediciones Unión, en coedición con Publicaciones Fomento Editorial de México. Compartimos algunos fragmentos del poeta, Premio Nacional de Edición Norberto Codina, quien es su compilador, y quien fuera director de la emblemática revista La Gaceta de Cuba

    Fundada por Nicolás Guillén y un grupo de intelectuales a principios de los nostálgicos 60 –en abril de 1962–, La Gaceta de Cuba nació como quincenario (después en períodos sucesivos tendría carácter mensual y bimestral) de arte y literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y en ello colaboraron autores nacionales y extranjeros de distintas tendencias y manifestaciones. La revista se propuso desde el principio llegar a lo universal a través de esa reivindicación de la diferencia que nos hace distintos e iguales, parecidos a nuestra época, más allá de las etiquetas generacionales, y fue desde sus inicios reservorio de ese intercambio imprescindible para describir la cultura cubana y otras afines, como la mexicana. Ya en el número dos de la publicación, fechado en el mes de mayo de 1962, aparece como referente importante la nota editorial “Libertad para Siqueiros”[1], con motivo de inaugurarse una exposición de cuarenta y ocho destacados artistas plásticos criollos en solidaridad con el célebre muralista encarcelado. “A los sesenta y cinco años de vida –una vida gloriosa, grávida de creación–, David Alfaro Siqueiros ha recibido una recompensa singular: las cuatro paredes de una cárcel”, escribiría Guillén en el catálogo de la expo Libertad para Siqueiros[2], organizada por la UNEAC en la Galería de Arte del Consejo Provincial de Cultura, y en cuya apertura hablara Roberto Fernández Retamar. Ambos intelectuales fueron muy cercanos a México, Nicolás, acompañado de siempre por Rosa Portillo -su amor jarocho de toda la vida-, y que perpetuara en “Rosa tú, melancólica”; y Roberto, quien se reconociera discípulo profundo de Alfonso Reyes.

    En la presente compilación reunimos una amplia selección de varias decenas de asientos –escogimos setenta y nueve[3] entre un largo centenar–, que durante más de cincuenta y cinco años han plasmado en nuestra revista los vínculos culturales entre ambos pueblos, ya sea sobre variados temas firmados por una galería muy diversa de treinta y tres creadores mexicanos, o con el abordaje de asuntos referentes al hermano país debidos veinte y uno intelectuales cubanos y cuatro de otras nacionalidades, a saber: de España, Suiza, Colombia y Chile. De ese total de cincuenta y ocho colaboradores, once de ellos aparecen en más de una ocasión. Artículos, reseñas críticas, entrevistas, crónicas, cartas, ensayos, testimonios, y muestras de narrativa, poesía y teatro, arman este volumen heterogéneo pero orgánico en cuanto al interés de expresar los vínculos históricos entre ambos pueblos.

    En los textos aquí reunidos se hace valedera la voluntad de utilizar la palabra y la imagen en una función cívica, cuyos significados no pueden ser compartimientos estancos de nuestra realidad, sino guías en la necesidad de explorar en esa huella imperecedera que, traducida en comidas, lecturas, formas, sonidos, colores, llamamos cultura, aunque lamentablemente en el mundo en que vivimos ni siquiera las grandes minorías con que soñaba Juan Ramón Jiménez como destinatarios pueden ser partícipes de ese diálogo tan necesario al hombre, y que en la experiencia mexicana, como nos recuerda el fraterno poeta antioqueño Juan Manuel Roca, “es tan fuerte la presencia de México generada por su cine, por sus artes plásticas o su música, que muchos latinoamericanos nos sentimos al llegar a este país, aún si se tratara de un primer viaje, regresando (…) lleno de los olores y los colores de una tierra rumorosa”.

    La Gaceta de Cuba ha pretendido ejercer esa responsabilidad en la selección de sus contenidos y autores –que en parte aquí recogemos–, en consonancia armónica con su perfil, a tenor de lo que llamaba el académico “de la región más transparente”, Arturo Azuela, “revista institucional”. Correspondencia institucional que ha querido ser consecuente con ese develar de los márgenes y silencios tan vinculantes entre nuestros pueblos hermanos.


    [1] Publicado en La Gaceta de Cuba, 1962, mayo, n. 2, p. 14.

    [2] Con el mismo nombre se inauguró una exposición previa el 4 de diciembre de 1960 en la galería habanera del Seguro Médico, donde participaron más de ochenta  pintores, escultores y grabadores. Ambos listados fueron tan sobresalientes en su nutrida convocatoria que, a riesgo de ser injusto, solo mencionaré a algunos artistas representativos que estuvieron en ambas muestras: Acosta León, Adigio Benítez, Hugo Consuegra, Antonia Eiriz, Guido Llinás, Raúl Martínez, Umberto Peña, René Portocarrero, Mariano Rodríguez, Sosa Bravo y Antonio Vidal. Dos de los participantes en ambos eventos, buenos amigos que me brindaron sus testimonios, son los Premios Nacionales de Artes Plásticas  Lesbia Ven Dumois y Pedro de Oraá. Recordemos que Siqueiros estuvo preso en Lecumberri desde agosto de 1960 hasta julio de 1964.

    [3] Incluyen tres registros epistolares, que recogen a su vez a tres autores en cada caso.

    Comparte este contenido con tus amigos

    ... Hosting WordPress
    Yunier Riquenes García
    Yunier Riquenes García

    Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Cofundador de Claustrofobias Promociones Literarias con Naskicet Domínguez Pérez

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart