Una canción para Sigfredo Ariel

×

    Sugerir cambios

    Palabras de Lázaro Sarmiento Sánchez tomadas de su perfil de Facebook

    Un día Sigfredo Ariel me dijo que La primera canción de Agustín Lara, de José Emilio Pacheco, era uno de sus textos preferidos y que este autor estaba entre sus querencias en la poesía. “La noche engendra música. A su imán/acuden las canciones memoriosas, el piano”.

    Y ninguna frase estaba tan bien colocada como “canciones memoriosas” que Robert Martín, Gladys Roque o María Gregoria pronunciaban en aquellos programas de Radio Ciudad, “desde el quinto piso del Edificio Ene”, donde la directora de esa época Edelsa Palacios reinaba como un hada madrina de poetas y narradores (Edelsa decía que Sigfredo convertía en oro todo lo que tocaba ). Entonces, el fonógrafo imaginario de Sigfredo hacía sonar en el aire de La Habana las canciones de Lara y parecía que no había distancias entre el momento en que esas melodías se escucharon por primera vez y la audición radiofónica.

    Una canción para Sigfredo Ariel 2

    LA PRIMERA CANCION DE AGUSTIN LARA
    La noche engendra música. A su imán
    acuden las canciones memoriosas, el piano
    desafinado, la guitara ya casi polvo, el violín
    comido por los años, las maracas
    que suenan como huesos. Y los ancianos
    vamos a congregarnos en este círculo mágico.
    Nos verá la espalda
    el presente que nos asfixia, el agobio
    de estar vivos aquí y ahora.
    Sonará como entonces la blanda música.
    Nos recubre esa vida que fue la nuestra
    y mantiene a raya el sepulcro abierto.
    Muchacha que hoy serás como fue mi abuela,
    en esta noche tiene veinte años todavía.
    Cómo impedir una lágrima cursi o dar las gracias
    pues me quedé con tu rostro del 29.
    Ahora, de pronto, casi en mi tumba, vuelves
    en la canción tristísima. Por un momento
    somos de nuevo los hermosos amantes.

    (José Emilio Pacheco)

    Etiquetas:

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Reset Password
    Ir al contenido