Cuando los libros tienen huella de mujer

×

    Sugerir cambios
    Matanzas, 8 mar-. El nombre de mujer se encuentra en los libros de la Historia de la Literatura Cubana:  Cecilia Valdés, por poner un ejemplo. Y autoras   como Gertrudis Gómez de Avellaneda, Dulce María Loynaz, Fina García Marruz y Ana Cairo.
    La mujer deja su impronta como editora, si se repasan los nombres de los Premios Nacionales de Edición ellas son mayoría: Elizabeth Díaz, Neyda Izquierdo, recientemente Norma Suárez Suárez y otras en el oriente muy reconocidas por sus autores como Asela Suárez, la editora de Guillermo Vidal; Natividad Alfaro, Consuelo Muñiz. Están las ilustradoras, las que emplanan y las libreras. Las poetas, historiadoras, ensayistas, bibliotecarias, promotoras, escritoras para niños… Jóvenes y consagradas…
    Las mujeres cuentan en las páginas de sus libros sus sueños y desesperanzas, los avatares para mantener la familia y dedicarse a los libros. Hay colecciones como Mariposa de la editorial Oriente que recoge la historia de la mujer: la escritora, periodista, músico. Y más recientemente se publica la obra de hombres que reconocen a la mujer.
    La Historia de la Literatura y la Cultura Cubanas, sencillamente, no puede escribirse ni entenderse sin muchos de sus nombres. Una mujer es un universo. A lo que una de ellas le pone encima sus manos, se transforma, vive  y renace. 

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Reset Password
    X
    Ir al contenido