De un viaje por el desierto en Antofagasta, Chile

×

    Sugerir cambios

    Me quedan otras páginas escritas para compartir esta experiencia. Pero aquí van unos apuntes para que el tiempo no vaya pasando.

    Cuando me anunciaron el viaje a Antofagasta, Chile, pude sentirlo. Sería un viaje espectacular, muy bueno. Y así comencé a sentirlo. Y así fue.

    La delegación estuvo integrada por María de los Ángeles Navarro, directora de la editorial Gente Nueva y editora, la alegre trovadora cubana Marta Campos, Jorge Escuza, director de Citmatel, la librera Mabel Téllez, el poeta Israel Domínguez y yo. Un pequeño grupo que hizo sonar parte de Cuba. Que dejó buenas impresiones.

    Muchos son los recuerdos que me asaltan: poner los libros de autores cubanos en las manos de los lectores, como primer objetivo; acercar nuestra cultura y nuestro país. Descubrir escritores, instituciones y organizaciones que promueven el libro, escritores chilenos y libreros. Esa fue la experiencia y la historia que puede leerse en el muro de Facebook de Claustrofobias Promociones Literarias. Momento a momento, foto a foto.

    El stand de Cuba se abría para la gente y a las cinco de la tarde Marta Campos se robaba el show.

    Estuvimos en varios colegios, encontré muchos lectores jóvenes y mis libros se vendieron y llegaron a bibliotecas y otras manos.

    El comité organizador nos llevó hasta el desierto. Atravesé, por primer a vez, aquellas arenas, y estuve allí, miré desde bien arriba esa frase de Raúl Zurita: Ni pena ni miedo. Hay mucha poesía en el centro de tanta tierra baldía. Era un grito. Aún lo es.

    Antofagasta fue conocer a excelentes amigos que no voy a nombrar aquí, fue estudiar muchísimo, dejar solo dos horas para el sueño, estudiar con una conexión a internet. Estudiar y estudiar. Fue percatarme, sentir la alegría de que el trabajo de cinco años es más grande de lo que imaginábamos Naskicet Domínguez y yo.

    Antofagasta fue descubrir parte del periodismo y hacer entrevistas a muchos, entrar a las emisoras de radio que estaban dándole cobertura a la feria: FM 7 Antofagasta y Charanga Latina. Allí hice y vi otra radio. Allí también hablé de Cuba, su literatura y la gente.

    Compartí los libros:

    • La espalda marcada, Letras Cubanas 2014
    • Cuentos de Tigre, Gente Nueva 2016
    • Cien metros planos, Ediciones Unión, 2016
    • Historia de amor de una perra de pelea, El Mar y la montaña, 2016
    • La quietud, Ediciones La Luz, 2015

    Disfrutamos la entrega del Premio Andrés Sabella a Reina María Rodríguez. Eso también está grabado, su conferencia y sus palabras de agradecimiento. Encontré a muchos lectores. Comenzó un nuevo puente. El desierto chileno me abrió muchas puertas a la literatura, a la amistad y el conocimiento.

    De eso seguiré contando.

    Etiquetas:

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Reset Password
    X
    Ir al contenido