12 años promocionando la Literatura Cubana

Lizt Alfonso vino a Santiago hace unos días y aún me tiene hablando de ella

×

    Sugerir cambios

    Escrito por Gretchen Gómez González

    Lizt es una mujer muy firme y valiente. Descubrió su vocación de bailarina y coreógrafa a los cuatro años. En cuanto se graduó, en 1991, armó su propia compañía. A estas alturas ha sido reconocida en casa con el máximo galardón como artista: la Orden por la Cultura Nacional y en el extranjero por la BBC como una de las 100 mujeres más influyentes del mundo hace par de años. Incluso en la última ceremonia pública de Michelle Obama, como primera dama, recibió un homenaje.

    Pero sus logros solo hablan de su carácter. En su relación con el poder y las dificultades ha sido determinada e insistente. Cuando comenzaron la compañía independiente, tenían un abogado que no los dejaba presentarse porque no podían usar el nombre que tenían, hasta que ella, a sugerencia de los bailarines, decidió nombrar el grupo de un modo que nadie podría quitarle porque le pertenecía, el de ella misma. Le han querido cerrar la escuela de Ballet – que acoge a más de 10 mil niños en sus talleres y luego los sigue hasta hacerlos profesionales de la compañía que finalmente fue Lizt Alfonso Acosta Dance Cuba-. A falta de poder importar útiles para su trabajo, debió poner como norma traer 5 kilos en cada equipaje de las giras que hacían los bailarines y así se beneficiaron lo mismo de bombillos, que de telas para los vestuarios. La quisieron sancionar y cuando el análisis distorsionó el camino, ella respondió: No te tengo miedo…

    Lizt Alfonso vino a Santiago hace unos días y aún me tiene hablando de ella 1

    Y no tenerlo le ha servido de mucho porque cuando nadie hacía fusión ella se aventuró a hacerlo y hoy es su sello. Porque no se detiene en lo que ya sabe y explora. Recuerdo sus presentaciones de Vidas o Amigas y puedo confirmarlo.

    Lizt me evoca a otra artista, nuestra Fátima Patterson y también a unas cuantas mujeres que no vienen del arte, pero cada día hacen (la) magia, con esa mezcla de dulzura e hidalguía de las féminas admirables. Pero Lizt es Lizt.

    Hace dos días reunió con la ayuda de Zuturo a más de 200 personas, mayoritariamente mujeres, emprendedoras…

    Fue maravilloso confirmar como el legado más grande que tiene la Revolución es su gente. Allí hablaron mujeres que le han roto la costura a la burocracia, como Zenia con tu taller de guayaberas. Y las que abrieron un servicio de cuidados a domicilio para las personas de la tercera edad, por más trabajo que les costó y a pesar de lo mucho que es necesario. Me admiré de jóvenes como Isa Berenguer que con reconocida profesionalidad ofrecen una formación a los niños con la que toda familia quisiera contar. Hubo quien mencionó sus ideas para emprender, que no tienen edad y aprovechan la experiencia propia, como Angela Nereyda Caballero Batista. Me conmovió al límite una madre de tres hijos que comercializa juguetes para infantes y sorprendió a todos con el Canto a Fidel de Carilda [Oliver], mientras brotaban constantes lágrimas de sus ojos y la voz se le entrecortaba. Allí estuvo también Yaneydis Hechavarria para transmitirnos que, a pesar de todo, insistiéramos.

    Claudia, de Fundación Caguayo le preguntó a la invitada cómo asumía ella la competencia y entonces dijo: “¿Qué competencia? La competencia soy yo”.

    Mucho se habló de Cuba, de la tendencia a la emigración, de que a pesar de ello son muchas las que tienen ganas de quedarse, de hacer, de que las dejen hacer. Lizt dijo que Cuba era madre, que a pesar de haber podido quedarse fuera, aquí tenía sus raíces y hasta se emocionó pidiendo que su país sea por siempre maravilla.

    Contó que una vez la llamó Fidel, casi 10 años después de haber empezado la compañía. Al líder le había impactado una presentación de ellos y quería conocerla. Dijo que a él le habló siempre con sinceridad y Fidel, aun cuando no entendía que la escuela de Ballet se debía cobrar para el sustento de la compañía, escuchó sus razones y concluyó que “la práctica es el criterio de la verdad” y que no sería marxista si la desoyera.

    Lizt estuvo acompañada, en el encuentro, como en casi toda su vida, por su esposo y mánager. No tienen hijos juntos, pero sí los niños de la compañía a los que defienden lo mismo de madres alcohólicas que de una vida sin sueños.

    La vÍ entrar a aquel Salón del Hotel MelÍa Santiago de Cuba, poco después de las 2 pm, la hora pactada para el taller. Casi nadie había notado aún su presencia y ella se tomó su tiempo para contemplar el lugar repleto. Entonces sonreía y sonreía. Resulta que esa sonrisa me la ha dejado a mí. Gracias, Maestra

    Comparte este contenido con tus amigos

    ... Hosting WordPress

    Etiquetas:

    Equipo Editorial
    Equipo Editorial

    El personal editorial de Claustrofobias Promociones Literaria esta coordinado por dos amantes del mundo literario cubano. Yunier Riquenes, escritor y promotor cultural y Naskicet Domínguez, informático y diseñador.

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart