Las culturas de Santiago en La Gaceta de Cuba

×

    Sugerir cambios

    Claustrofobias continúa promoviendo el trabajo de la revista La Gaceta de Cuba, que dedicó su número 4 de Julio-Agosto de 2015 a la historia y la cultura de Santiago de Cuba. Estas son las palabras que introducen el dossier por el escritor Yunier Riquenes García.

    Lo más importante ha sido la transformación. Santiago de Cuba se transforma después del huracán Sandy (octubre de 2012). Es una ciudad en construcción. ¿Y la gente? La gente sigue: unos mejoran sus casas, otros construyen, otros las reciben y otros aún esperan. Pero Santiago después de Sandy ha sido otra ciudad. Eso le respondí a un periodista extranjero acreditado en La Habana. Después la vida y los amigos me dieron la suerte de preparar este dossier que complementa puntos de vista.

    Siempre pienso en Santiago, tal vez porque yo también sienta una pasión… Desde antes pensaba, incluso antes del paso de Sandy, en la historia trazada por sus hombres y mujeres. La ciudad que no solo es de negros y mulatos, son, conga, carnaval y Caribe. Santiago es la tierra de la Patrona de Cuba: La Virgen de la Caridad de El Cobre, El derecho de nacer, Santiago Apóstol, y Tele Rebelde. Santiago es el Moncada, los héroes de la clandestinidad o de la sierra… ¡Santiago es tierra de artes y artistas!

    En estas páginas encontrarán parte del entretejido arquitectónico de la ciudad. Teresa Fleitas Monnar lo advierte:

    Para Pablo de la Torriente Brau, “no se parece a ninguna otra ciudad vista ni imaginada; suena distinta la voz de la ciudad, que está pintada con todos los colores del mundo”. Regino Pedroso exclamaba: ¡Ah, Santiago es un horno!”. Para Rafael Cerezo es “la de los horizontes verde malva”. César López cree que “es la ciudad dueña de la luz que lo inunda todo”, y Federico García Lorca, la calificó: “arpa de troncos vivos”

    Aquí, Olga Portuondo Zúñiga, la historiadora de la Ciudad de Santiago de Cuba, no podía faltar. Se apunta un texto que permite la continuidad de estudio al Cantor del Niágara desde la historia del padre:

    El conocimiento práctico del Caribe, y en particular de las diferentes regiones ultramarinas, así como la experiencia política del legado paterno incidieron en la conciencia patriótica y en la ideología de José María Heredia para radicalizar las posturas de su padre y llevar al poeta por el camino de una concepción independentista

    Estos textos van marcando la construcción de nuestro imaginario.

    El médico e historiador Rafael Fleitas Salazar recorre la prensa periódica en Santiago de Cuba, su origen y evolución en el siglo XIX. No enumera ni las califica todas, pero sí analiza un buen número que circuló a todo lo largo de la centuria decimonónica, la mayoría de ellas con un radio que sobrepasaba ampliamente no solo el Departamento Oriental sino que eran remitidas fuera del archipiélago, y que constituyen baluartes relevantes en la formación de nuestra cultura nacional y muy en particular para la vida cotidiana de Santiago de Cuba.

    Con Santiago y santiagueros en el filin, Félix Contreras recorre parte de la historia santiaguera desde la música. Allí se detiene. Escuchémosle.

    Y luego dos historias de vida quedan atrapadas en esta revista. Dos relevantes artistas que siguen dando muestras de entrega y vitalidad. Sus huellas son cada día en Santiago más evidentes. Allí están sus manos, allí están sus ojos, y allí late el corazón, aún cuando estén de viaje por cualquier parte del mundo. Un hombre y una mujer, desde las artes visuales y el teatro, desde la promoción de la cultura ambos. Son Alberto Lescay Merencio y Fátima Paterson, dos historias de vida y trabajo que siguen las futuras generaciones.

    “Santiago es la franqueza y la capacidad de lucha”, decía José Soler Puig en una de sus entrevistas. Pienso en eso. Afirmo. Releo en la vieja prensa la década luminosa de los ochenta donde la calle Heredia fue un hervidero cultural: trova, teatro, poesía, narrativa, coros, festivales, y mucho más.

    Pienso en el Santiago multicultural de hoy, en las culturas de Santiago; en los carteles y vallas que atraviesan la ciudad, en los nuevos escenarios para teatristas y pintores, pocos para la literatura, por cierto, muchos restaurantes, y una alameda más pintoresca; correrá otra vez el tranvía, y ya pueden visitarse algunas casas especializadas. Quien la ve sueña con una ciudad de futuro. Y eso puede ser nuestro Santiago, esa ha sido la voluntad de las autoridades.

    La gente sueña con que el equipo de béisbol integre peñas deportivas improvisadas, se abra la Trocha y se arrolle; la gente quiere que exista la cultura de la noche santiaguera, pero también los espacios de la elegancia y la sutileza.

    La prensa periódica de Santiago, del siglo XXI, llegará desde las redes sociales o páginas webs, más abierta al mundo, más inmediata y cercana a los protagonistas para que el quehacer de los hombres y mujeres no se pierda. Hay que seguir haciendo para que la gente y la cultura quieran Ser y Permanecer en Santiago. Ahora la ciudad vuelve a construirse, su imaginario evoluciona: perpetúa u olvida.

    Puedes descargar el número 4 de La Gaceta de Cuba en el portar web de la Unión de Escritores y Artístas de Cuba

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Reset Password
    X
    Ir al contenido