Víctor Rodríguez Núñez: “La oportunidad de ser otro”

×

    Sugerir cambios

    No pensé conocer a Víctor Rodríguez Núñez. Guardo la traducción suya, El silo, de Jhon Kinsella, publicado por la editorial Arte y Literatura y atesoro su libro La poesía sirve para todo. No pensaba que fuera tan campechano, no sé por qué lo veía tan lejano. Fue ahora, en la Feria del libro de Matanzas donde lo conocí, y le regalé uno de mis libros, y él me regaló varios de los suyos: Despegue, Ediciones Matanzas, 2017; deshielos & desde un granero rojo, Letras Cubanas, 2015; y compré una hermosa edición El cuaderno de la rata almizclera, Ediciones Vigía, 2019.

    Víctor andaba siempre con una sonrisa, y siempre dando consejos, solo hay que darle duro, trabajar y trabajar, me dijo. También me comentó que no se considera un poeta del exilio y me habló como muchos, del amor profundo por Cuba, “me quedé sin país”, afirmó. Y yo me quedé pensativo.

    Nos habló de Jhon Kinsella, su vida tan cercana a las descargas eléctricas y los desvelos. Su amistad con él. Y hablamos de la influencia de Kinsella en unos cuantos poetas cubanos.

    La mañana en que se habló de traducción apunté algunas sentencias de Víctor. “Comencé a traducir tarde, llegué tarde al inglés”. Dijo Víctor. “Me di cuenta de que la gran poesía hispanoamericana no estaba traducida al inglés. No estaban Juan Gelman ni César Vallejo, José Emilio Pacheco. Viendo esa necesidad entro a la traducción”, comentó.

    “Trabajo junto a Katherine Heeden, mi compañera de equipo. Juntos hemos realizado más de 20 libros. Entre esos autores se encuentran Juan Calzadilla, Fayad Jamís, Jorge Enrique Adoum. Tomamos la decisión de traducir solo poesía. La poesía casi siempre está en un rinconcito”.

    Y añadió: “La tradición no es sólo conocer la lengua. Hay que conocer la cultura y la sociedad en donde vive la lengua”. También reconoció: “Me considero un discípulo de Margaret Randall sin proponérmelo. Muchos nos reunimos con ella”. ¿Qué ha significado la traducción? Se preguntó y dio de pronto la respuesta: “Es la oportunidad de ser otro”.

    ¿Qué dice John Kinsella de la poesía de Víctor Rodríguez Núñez?

    La poesía de Víctor Rodríguez Núñez sobresale por su capacidad de llegar, con cuidado y precisión, a un punto de giro… Allí se juntan la consideración lúcida de los detalles del mundo a nuestro alrededor y la contemplación abstracta… Rodríguez Núñez lleva a todo lo que y siente en la poesía una consciencia de Cuba en tanto lugar, comunidad… Esto genera una poética arriesgada, maravillosa en cuanto al simbolismo y la imaginación, que deja al lector sin respiración… En cuanto a la técnica, su voz es una de las más seguras de la poesía contemporánea… Víctor Rodríguez Núñez es la elegancia y el control, siempre con algo que decir, sin exagerar.

    (Nota de contracubierta del libro deshielos & desde un granero rojo, Letras Cubanas, 2015)

    Etiquetas:

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Reset Password
    Ir al contenido