El sexo en la literatura

×

    Sugerir cambios

    El amor y las relaciones siempre han sido un tema recurrente en cualquier libro. Desde los más clásicos hasta los menos populares. Y es que este tipo de arte siempre ha plasmado mundos imaginarios e historias con infinitas posibilidades. Un buen libro es aquél capaz de atrapar, envolver y sumergir entre sus letras. 

    Pero al igual que en la realidad, las relaciones, la atracción y el amor ha ido cambiando con los años. Desde los poetas que utilizaban metáforas para referirse al más puro deseo sexual hasta los actuales autores que triunfan describiendo detalladamente un encuentro sexual con una caliente y sensual escort en Cancún. Desde el “verde que te quiero verde” de Federico García Lorca y el directo y crudo Bukowski hasta E.L. James, Anna Todd o Megan Maxwell entre otras.

    La censura y el tabú

    Hace algunos años era prácticamente normal encontrar referencias al sexo pero de manera peyorativa. Esto quiere decir, en forma de alusiones o explicaciones de relaciones prohibidas, furtivas, abusos e incluso prostitutas. Éstas, de normal eran personajes muy pobres, que vivían de la peor manera. Como puede quedar reflejado en historias clásicas como La Celestina de Fernando de Rojas.

    Aunque otras grandes historias que se atrevieron a narrar aquello que por la época nadie admitía en voz alta fueron perseguidas por la ley. Y es que no hace mucho, no estaba muy bien visto mostrar y profundizar en los deseos más oscuros.

    A pesar de ello, la literatura erótica se ha ido desarrollando y evolucionando. E incluso otras obras, no pertenecientes a este género, también han incluido alguna escena o referencia a ese placer físico. Es el caso de El amante de Marguerite Duras, Diarios amorosos de Anaïs Nin, Las edades de Lulú de Almudena Grandes, Ulises de James Joyce y Madame Bovary de Gustave Flaubert entre otros tantos ejemplos.

    El sexo en la literatura 2

    Más allá del Kamasutra

    Atrás han quedado aquellos tiempos en los que una escena de sexo explícita causaba grandes escándalos. Esos relatos íntimos relativos a relaciones oscuras, prohibidas y escondidas con hermosas damas de compañía en San José ahora se exponen en la mayoría de librerías. E incluso se han realizado numerosas adaptaciones cinematográficas. 

    Algunas de ellas con un gran éxito y acogida por el público en muchos países. Es el caso de las sagas 50 Sombras de Grey de E.L. James y After de Ana Todd. En las que se relatan numerosas escenas sexuales e incluso desnudos. 

    El Kamasutra, libro sexual por excelencia, se encuentra perdiendo protagonismo frente a otros tantos hoy en día. Libros que narran y explican el deseo, el amor y la atracción en todos sus aspectos. 

    En el caso concreto de Cuba, cuando se trata de explorar el mundo del placer íntimo y físico es importante conocer varios nombres. Grandes nombres del panorama nacional como pueden ser Abilio Estévez (El año del Calipso), Alberto Garrido (La leve gracia de los desnudos), Senel Paz (En el cielo con diamantes), Pedro Juan Gutierrez (Trilogía sucia de La Habana) o Amir Valle (Habana Babilonia).

    El sexo en la literatura 3

    La magia de las palabras

    En un mundo mucho más liberal, donde se ha normalizado la postura de la mujer empoderada es normal que esto se traslade al mundo literario. En él, las experiencias personales y valores de las profesionales prepagos de Riohacha, y todo aquel activo sexualmente, se entremezclan con la imaginación, creatividad y deseos para hacer realidad las obras.

    Relatos capaces de expresar y hacer sentir más incluso, en ocasiones, que la propia realidad. Y esa es la magia de las palabras. Conforme más se vive, se descubre, se experimenta y se habla más se amplían estas posibilidades. 

    El sexo, la atracción, el deseo y las relaciones de pareja forman parte del amor como el propio cuerpo. Así mismo se introduce en el mundo de la literatura. La sensualidad y erotismo forman parte y completan la sexualidad de cualquier persona. 

    Pero ya no solo en la literatura, si no también en anuncios y en otros tipos de arte. Una muestra del ansia y ganas de profundizar en el aprendizaje sobre el cuerpo y la mente humana.

    Nuevas oportunidades

    Tanto es así que incluso se están desarrollando y creando nuevos géneros y subgéneros literarios como el Young Adult. Porque precisamente son estas personas las que parecen haber adquirido un especial interés por desarrollar más profundamente las relaciones humanas. 

    El sector de la fantasía juvenil ya comienza a incluir este tipo de escenas más o menos sutiles. En muchas ocasiones utilizando y mostrando un gran vocabulario y recursos para descubrir este tipo de encuentros. Demostrando así la riqueza propia de la lengua.

    A pesar de la pandemia y todo lo que desgraciadamente ha sucedido estos últimos años, la literatura aún es muy popular en todo el mundo. La venta de libros ha aumentado, de igual manera que la creación de obras y lectura online.

    Cada día son más las plataformas y aplicaciones donde se puede leer gratis e incluso cualquiera puede escribir y compartir sus escritos. Más allá de las redes sociales. Es por ello que es fácil predecir un futuro brillante para la literatura. Ya que, de igual manera que de la sexualidad humana, todavía queda mucho por explorar y desarrollar.

    Naskicet Domínguez Pérez

    Naskicet Domínguez Pérez

    Licenciado en Computación y Matemática. Comence el mundo del audiovisual desde el 2000 para luego terminar en el diseño gráfico. Actualmente soy miembro de la Oficina Nacional de Diseño y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales. Co-Fundador de Claustrofobias Promociones Literarias.

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Shopping cart