• Joel Franz Rosell ha actualizado una entrada en el grupo Logo del grupo Clásicos de la Literatura CubanaClásicos de la Literatura Cubana hace 8 meses

    Conocí a Dora Alonso en 1972, cuando visitó el taller literario del Instituto Pre-universitario « Carlos Marx » en La Habana. Pero ella no me conoció entonces a mí, pues yo era aún demasiado tímido para dirigirle la palabra.

    ¿Cómo confesarle que el único libro suyo que había leído era Aventuras de Guille? La literatura infantil carecía del menor prestigio (esto ocurrió antes del Forum sobre literatura infantil y juvenil, que a fines del mismo año iniciaría la transformación de la literatura infanto-juvenil en una de las mayores invenciones de la cultura cubana contemporánea). Así que no me atreví a mostrarle uno de aquellos cuadernos escolares donde escribía, a lápiz y con torpes dibujos, mis primeras novelas infantiles.

    Dora Alonso tampoco hizo en aquella ocasión la menor alusión a sus obra para niños (ya copiosa en teatro, radio y televisión) y se centró en Once caballos, libro reciente y que podía juzgar apropiado para los los jóvenes de 16-18 años que integrábamos el taller. De hecho, todos mis camaradas presentaban a las sesiones de debates (donde jamás osé mostrar mis novelitas) poemas y cuentos que ya reflejaban sus lecturas de Neruda, Guillén, Roque Dalton, Onelio Jorge Cardoso, Hemingway o, en el caso de los más informados, de Cortázar, García Márquez o Salinger.

    Fue en 1978, apenas seis años después pero en un contexto literario y personal totalmente diferente, que conversé por primera vez con Dora Alonso… a propósito de una novela que yo acababa de presentar al premio « Ismaelillo » de narrativa infantil, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

    Dora Alonso, junto con Alga Marina Elizagaray y Denia García Ronda, integraban el jurado, y una vez concedidos los premios (el de narrativa infantil fue declarado desierto), les escribí pidiendo consejos para mejorar mi novela y avanzar en la carrera literaria (mi tímidez había desaparecido en el fogueo de los talleres literarios de Santa Clara y de la Universidad Central, y con mi reciente ingreso en la Brigada “Hermanos Saíz” de Escritores y Artistas Jóvenes). Denia García Ronda no consideró necesario contestarme y Alga Marina (a quien había sido presentado un par de años antes por la directora de la biblioteca donde yo trabajaba) se limitó a hacerme algunas observaciones insustanciales. Pero Dora Alonso me dio cita en su bonito apartamento del reparto Sierra y me dijo, sin el menor preámbulo: « Tú tienes madera de escritor, y por lo tanto te puedo y te debo hablar francamente: tu novela es lo mejor que se presentó al concurso. Pero no podíamos darle el premio y ni siquiera una mención. Así como está, no es siquiera publicable, y te voy a explicar por qué… ». Todo cuanto me dijo era acertado, y tanto sus críticas como sus elogios me sirvieron para desechar aquella novela y escribir otra que se convertiría en mi primer libro publicado. No es que yo llevase a la práctica todos los consejos de Dora; algunos no se avenían a mi estilo y objetivos. Por otra parte, nunca establecimos una relación mentor-aprendiz y ni siquiera recuerdo haber sometido otros manuscritos a su consideración. Dudo que Dora Alonso pudiera plantearse la posibilidad de amadrinar de ese modo a un joven escritor o escritora, pero en todo caso, jamás lo hubiera hecho conmigo. Siempre me dijo, incluso en presencia de terceros, “Tú no necesitas ayuda”. Yo no estaba de acuerdo, puesto que mi carrera literaria no fue nunca un lecho de laureles; pero finalmente comprendí que ella tenía razón. Todo escritor verdadero ha de construir su propio camino: a su ritmo y talento, aprendiendo de sus propios errores.

    Con todo, de aquella primera novela y de las observaciones de la experimentada autora conservé una idea que vine a explotar ¡30 años después! En mi novela ecológico-detectivesca Exploradores en el lago (Alfaguara, Madrid, 2009). Dora Alonso ya no estaba aquí para leerla y, a modo de compensación, la incluí como personaje. Ningún buen conocedor de la literatura infantil cubana pasará por alto que mi directora de colegio, la doctora Doralina Pérez Corcho, es una invocación de Dora Alonso, ni que el joven y simpático ecologista Guille es otra cosa que una reencarnación del protagonista de la primera novela ecológica infantil cubana.

    Lo cierto es que ya en La tremenda bruja de La Habana Vieja (Edebé, Barcelona, 2001) aparece Dora, representándose a sí misma en la escena en que dos brujas canallas transforman en sapos y culebras el ramo de flores que el Ministro de Cultura ofrece “a la famosa escritora Dora Alonso”. Dotada de un gran sentido del humor, que sabía aplicarse a sí misma, e iniciada en recursos postmodernos como la intertextualidad y lo metaliterario, la gran dama de la literatura infantil cubana hubiera sonreído al leerse en esa página de mi novela.

    Texto completo en: Elpajarolibro.blogspot.com

El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado