Ángel Luis Martínez | Se juega a ser Dios, a decidir vidas y destinos

×

    Sugerir cambios

    Ángel Luis Martínez Rodríguez es el que mejor sabe cómo sigue y termina la historia de la telenovela El rostro de los días. Él fue quien la escribió y diseñó los conflictos y personajes. Angel Luis es actor, guionista de radio y televisión. Las emisoras CMHW de Santa Clara y Radio Progreso cuentan con actuaciones y libretos inolvidables de este miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

    En entrevista para la radio me contó que estuvo trabajando en el argumento más de doce meses, visitaba diferentes hogares maternos y se entrevistaba con médicos especialistas en Obstetricia. Pero revisando informaciones y publicaciones descubrí su amor por la poesía, y recordando sus guiones pude notar su interés por adaptar obras de la literatura cubana y universal a la radio, y crear historias originales de figuras como Gertrudis Gómez de Avellaneda y Delmira Agustini. Conversar con Ángel Luis es descubrir su pasión por la lectura y la literatura y la promoción de ella.

    ¿Te apoyaste en algunas referencias literarias para escribir la telenovela cubana El rostro de los días?

    Realmente no. Aunque después de escrita la novela descubrí una serie de televisión nombrada Llama a la partera (Call the Midwife, en inglés), producida por Neal Street Productions, que está inspirada en una obra literaria del mismo nombre, de la autora inglesa Jennifer Whorth. La joven enfermera Jenny Lee narra sus memorias como comadrona en prácticas en los años cincuenta en el Convento Nonnatus, situado en uno de los distritos más pobres de Londres. Es una obra que habla sobre las disímiles formas de asumir un embarazo y la llegada de un hijo a la familia, relatada con una exquisita y aplastante sensibilidad. Me hubiese gustado descubrirla antes. No para copiarla, pero sí para intentar poner mucho de su sentimiento en El rostro de los días. Desafortunadamente no he podido leer la novela de Jennifer Whorth, porque no ha sido editada en Cuba y se me ha hecho imposible descargarla de internet. Sí he buscado muchos artículos relacionados con su autora, reseñas, críticas.  Por supuesto me he bebido la serie una y otra vez. Se la recomiendo a todos, conocerán de historia, de tradición; y lo más importante, la vida de sus protagonistas ayuda e inspira al mejoramiento humano.  

    • Producto
    • Especificaciones

    Lorca por Lorca

    30.00 MN
    La presente selección de algunos de los textos más significativos de Federico García Lorca, recoge variados e importantes momentos de la obra de uno …
    Editorial
    Encuadernación
    Publicado
    Autor
    Estado

    Antes habías escrito para la radio adaptaciones de cuentos y novelas de grandes autores de la literatura universal…

    Sí. En alguna que otra ocasión lo he hecho, aunque no todo lo que me hubiese gustado. El original no me ha dejado mucho tiempo. He adaptado varios cuentos de la literatura universal de Guy de Maupassant, del ecuatoriano Pedro Jorge Vera, y de la escritora mexicana Laura Esquivel, entre otros. También he adaptado a la radio varias obras de teatro, entre ella las del venezolano César Rengifo, del dramaturgo y filósofo francés Jean-Paul Sartre, y del cubano Carlos Felipe.

    Adapté para las ondas sonoras la tremenda novela epistolar Amistades peligrosas, de Pierre Choderlos de Laclos. Confieso que fue una tarea ardua, pues los personajes de la historia jamás se encuentran, se narran los acontecimientos a través de las cartas que se escriben. Tuve que romper su estructura dramática, ver las epístolas como un gran argumento y adaptarla a mis necesidades y a las del medio. Sin embargo, es una de mis obras radiales que más me complace.

    También escribí un original sobre la infancia y primera juventud de Gertrudis Gómez de Avellaneda: Tula, cansada de amor, dedicada al bicentenario de su nacimiento. Intenté mostrar sus grandes contradicciones, el entorno en el que vivió, que la llevaron a convertirse en la mujer que fue, adelantada a su tiempo.

    También concebí para la radio En el fondo de mi abismo, una obra sobre la inmensa y controvertida poetisa uruguaya Delmira Agustini, asesinada a muy temprana edad a manos de su esposo Enrique Job Reyes. Un suceso que conmocionó la ciudad de Montevideo en los primeros años del siglo pasado y que cercenó a la que quizás hoy fuese la primera poetisa de América.

    La inquietud de mis musas también me llevó a escribir una radio novela sobre la visita de Federico García a Lorca a Cuba, específicamente a la ciudad de Caibarién, en el centro de la isla. Esta novela, a pesar de ser un original, hace un guiño constante a toda la obra lorquiana, fundamentalmente a su teatro. Lorca escribió sus grandes tragedias después de su visita a nuestra isla. La novela sostiene la tesis de que en Caibarién el poeta granadino encontró disímiles personajes que luego le sirvieron de inspiración para sus grandes obras de teatro.

    Hace muy poco terminó de transmitirse por Radio Progreso, mi última novela escrita hasta el momento: Hermanas Brontë: tres soles invisibles, inspirada en la vida y en la obra de esas grandes novelistas inglesas. Mujeres transgresoras, con vidas apasionadas y atormentadas que las llevaron a concebir geniales historias.   

    Ángel Luis Martínez | Se juega a ser Dios, a decidir vidas y destinos 2
    Escena de la telenovela “El rostros de los días”. Tomada del perfil de Facebook de Ángel Luis Martínez Rodríguez

    ¿Y cómo fue el proceso de escritura de El rostro de los días?

    Escribir para la televisión es una tarea engorrosa y titánica a la que no todos subsisten. No me creo mejor por eso. Sencillamente hay que perseverar mucho para conseguirlo. Primeramente, hay que concebir un gran argumento de la trama central, luego el de cada una de las sub tramas, y después ver cómo es el entramado de todas las historias. Con la escritura del argumento de El rostro de los días hice prácticamente una tesis de dramaturgia antes de comenzar a escribir los guiones. No me quejo. Creo que se nota en la pantalla la sólida historia de todos los personajes.

    ¿Cómo construir la historia y los personajes?

    Eso es algo que no tiene mucha explicación, al menos para mí. Sucede de una manera espontánea, como diría Dulce María Loynaz: “como el agua de los manantiales”. Creo que lo primero es definir bien el tema y el entorno en el que se desarrollará la novela. Lo otro va llegando después, en su tiempo y en su medida. Por supuesto que los primeros personajes que se te aparecen son los protagonistas y sus conflictos, sus deseos, sus objetivos en la historia. Después les vas creando las familias, luego los amigos de esas familias, amigos que también tienen sus parentescos y sus propias motivaciones. Es algo hermoso. Se juega a ser Dios, a decidir vidas y destinos.

    Es importante diseñar bien la sicología de cada uno de los personajes, sus antecedentes, ¿qué les sucedió antes de que comience la novela? ¿Cómo vivieron? ¿Cuáles fueron sus orígenes, su entorno? ¿Cómo se relacionaron entre sí? Eso es vital. Después viene el proceso de poner esos personajes bien caracterizados en tus historias, echarlos a andar, colocarlos en situaciones coherentes, y entonces todo comienza a tener sentido, cada pieza juega su rol dentro del universo que tú mismo construiste. Eso es fortuna, magia, razón de vida.

    Ángel Luis Martínez | Se juega a ser Dios, a decidir vidas y destinos 3
    Escena de la telenovela “El rostros de los días”. Tomada del perfil de Facebook de Ángel Luis Martínez Rodríguez

    Eres un lector y promotor de poesía…

    Todo buen lector, (trato de serlo) siempre está acompañado de muchos personajes que lo han marcado a lo largo de la vida. No había reparado en ello hasta tu pregunta, pero se me ocurre que tal vez el anhelo de Mariana por tener un hijo esté inspirado en la obsesión de Yerma por ser madre; tal vez la insistencia de Mercedes, “la mala de la novela” por controlarlo todo bajo su yugo matriarcal haya tenido su génesis en la Bernarda de La casa de Bernarda Alba (ambas obras de Federico García Lorca). Pienso ahora que el Otelo de William Shakespeare fue la inspiración para los celos desmedidos de Samuel, el trabajador del agro que quiere mantener a su esposa en una urna de cristal. Se me ocurre también que el matrimonio de maestros, personajes adorados por mí, estén inspirados en la familia de Lala Fundora de Contigo, pan y cebolla, la magistral obra de Héctor Quintero. Esa entrega a la lucha familiar, a sobreponerse a todas las vicisitudes, a soñar con un futuro mejor.

    ¿Te gustaría llevar tus radionovelas a libros?

    Sí. Ese es un sueño que tengo. Me encantaría llevar algunas de mis radionovelas a la literatura. Hay una en específico: Aires de ingenio una novela que se desarrolla en el batey de un ingenio después que el central dejó de moler, cuando sobrevino la tarea “Álvaro Reinoso”. Es una historia de un profundo contenido social, de personajes que adoro y que quizás podría ser de interés al público lector. Espero que el día a día de los guiones me de algún espacio para saldar esa deuda con la literatura.

    ¿Cuáles son tus preferencias? ¿Qué recomendarías leer?

    Recomiendo leer. ¡Siempre leer! Todo tipo de literatura, porque de toda se aprende. Hay varias novelas que me han marcado profundamente. Una es El polvo y el oro, de Julio Travieso Delgado, una obra fascinante que cuenta la historia de varias generaciones de una misma familia. Una novela que te subyuga desde la primera letra hasta la última. Otra es Árbol de la vida, la fascinante novela de Lisandro Otero, también Las iniciales de la tierra, de Jesús Díaz, (una obra a la que he vuelto varias veces, y de la que siempre saco un nuevo provecho). Igual me subyugó en su momento y aún me subyuga Pájaro, pincel y tinta china, la interesante y magistral novela de Ena Lucía Portela. En fin, la lista es larga, ¡muy larga!

    Hay un sueño que me falta por cumplir, y me gustaría comentártelo: llevar a la pantalla una obra de la excelsa Dora Alonso, una escritora que definitivamente marcó mi niñez y enrumbó mis sueños. Fui feliz persiguiendo al delantal de El valle de la pájara pinta y viajando con Martín Colorín, nuestro inolvidable Cochero Azul. Tengo esa deuda con Dora. Ojalá la vida me permita saldarla. 

    Claustrofobias Promociones Literarias
    Logo
    Reset Password
    X
    Ir al contenido