Aclaración necesaria de Omar Valiño, el nuevo director de la Biblioteca Nacional de Cuba

×

Sugerir cambios

Colegas y amistades:

Como habrán visto, he puesto este perfil de Facebook a mi nombre, en vez del que tuvo poco más de un año —Casona Teatral Vicente Revuelta, aunque administrado por mí— porque al asumir la dirección de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, no tiene sentido aquí el de la institución que dirigía, aunque voy a seguir publicando en el futuro parte de las acciones de las muchas que ocurren allí, ahora más en la manos del horcón de ese lugar, Juan Carlos Nuñez, como subdirector general designado por el CNAE.

La dirección de la Biblioteca Nacional de Cuba José Mart, tan ilustre institución, y del sistema de bibliotecas públicas del país, me honran y espero poder corresponderles. Sin embargo, no dejo detrás, sino al lado, 20 años de la Casa Editorial Tablas-Alarcos, del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, que vamos a celebrar a lo largo de 2020. Celebración que será posible, en buena parte, por la colaboración y ayuda de muchas personas e instituciones a lo largo de todo este tiempo, a los que va mi agradecimiento particular.

Se impone por mera lógica el cese de mis funciones como director de la Casa Editorial. Es imposible sostener bien las responsabilidades ejecutivas de ambos cargos, aunque quedo al frente del consejo editorial de Tablas-Alarcos para mantener una viva voz de diálogo dentro de esta apasionante aventura en función de contribuir a la continuidad de la proyección general y las estrategias de Tablas-Alarcos .

Como directora ha sido designada por el Consejo Nacional de Artes Escénicas la teatróloga Ámbar Carralero Díaz, con varios años en nuestro equipo y Jefa de Redacción de la Revista Tablas.

Como subdirectora ejecutiva, la Licenciada en Estudios Socioculturales y Máster en Trabajo Social Doris Ramos, hasta hace poco responsable de artes escénicas en la provincia de Mayabeque, desde donde estableció una fértil colaboración con Tablas-Alarcos .

Siento especial satisfacción en dejar en mentes y manos de jóvenes y mujeres la conducción y el trabajo de Tablas-Alarcos. Allí han completado su formación y les corresponde el impulso y la renovación que toda obra necesita.

Nada me hará abandonar el teatro, que es mi deleite como espectador, mi profesión como crítico y mi impulso como editor, gestor y docente.

Gracias y abrazos,
Omar Valiño.

Ver perfil completo

Licenciado en ciencia de la computación y matemática. Comence el mundo del audiovisual desde el 2000 para luego terminar en el diseño gráfico. Actualmente soy miembro de la Oficina Nacional de Diseño y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales. Co-Fundador de Claustrofobias Promociones Literarias.

Logo
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
Ir al contenido