Un día para celebrar las Librerías ahora que han cambiado tanto

×

Reportar incidencia

El principal destino de un libro

Hay un día para festejar las Librerías, ese espacio que sigue siendo para muchos de nosotros el lugar adonde se encuentra el boleto para darle la vuelta al mundo por dentro y por fuera. Las tecnologías transforman las maneras de lectura, pero sigue siendo la librería el punto exacto para llegar a los lectores, el principal destino de un libro.

Varios medios en España circulan la noticia. Es el 8 de noviembre el Día de las Librerías para que los libreros muestren su amor por las letras, aunque también une a diseñadores, escritores, editores. En España se marcó este día para poner en valor el trato personal, exclusivo, y cercano que ofrecen las libreras y libreros. Ese día se ponen en práctica diversas iniciativas: rebajas de precios, trueques, se tienen horarios especiales de apertura y cierre. El Día de las Librerías es un pretexto para valorar el espacio y la gente que las sueña y las habita.

Las librerías en el mundo van cambiando. Ya no son solo un lugar para comprar libros. El cliente puede encontrar servicios gastronómicos, una cafetería, por ejemplo, o espacios para compartir en familia, pero siempre relacionados con los libros que allí se venden. Las librerías cubanas que se extienden por toda la geografía, no importa si es la ciudad o el campo se van quedando rezagadas, sobre todo porque la gente espera un poco más ante los cambios acelerados.

En Cuba existen 302 librerías, según datos del Observatorio Cubano del Libro que forman parte del Instituto Cubano del Libro, pero enriquecen el entorno otras librerías de centros de investigación y otras organizaciones como la Uneac y Prensa Latina. También se suman al coro las librerías independientes en toda la geografía nacional. El oficio de librero es una de las actividades que se contempla en el sector no estatal. Existen cuentapropistas que apuestan por las librerías.

Las librerías Ateneo que se inauguraron en las capitales de provincia en Cuba tuvieron un momento importante en la red de librerías cubanas, por suerte la mayoría sigue activa, pero muchas veces los lectores le echamos de menos a una mayor cortesía de parte de algún librero o librera, mejor disposición de títulos, organización, novedades, maneras de proponer. Y vale destacar, para que una librería tenga vida constante necesita libros.

¿Cómo hacer la nueva librería en Cuba?

En primer orden tener buenos libreros. De esos que conocemos que trabajan por todo el país, los que cargan libros a las espaldas y suben montañas a pie y en mulas, y buscan al lector en lo más recóndito. Hemos escuchado esas historias en el espacio de los libreros en la Feria Internacional del Libro de La Habana. Son de Cumanayagua, Pinar del Río, Contramaestre. Pero solo el librero o librera no puede concretar los sueños. Necesita un espacio agradable y necesita libros, pero no cualquier título, necesita novedades, y necesita, además, tener los libros que más demandan los lectores.

La librería puede, deber ser un lugar de promoción para la lectura. Pero hay que crear espacios con los autores y promotores de lectura, con diferentes mediadores. La librería debe convertirse también en un espacio para la familia, adonde mamá o papá puedan llevar a su hijo como un lugar que puede hacerse inolvidable. Y que el niño o la niña tenga la posibilidad de escoger algún título, porque si encuentra los anaqueles vacíos se decepcionará para siempre.

La librería seguirá siendo un lugar que abre el mundo, que permite el conocimiento y el desarrollo. Hay que mantenerlas abiertas, hay que seguir juntando voluntades para que siempre tengan las mejores propuestas, para que tengan los mejores libreros y libreras, para que celebremos siempre el Día de las Librerías. Y cuando nos sentemos a ver una película, o una serie, puedas descubrir que su historia transcurre en una librería como si fuera una historia interminable.

Jorge Carrión y Álvaro Castillo toman el pulso a las librerías

Recientemente Federico Mastrogiovanni y Sergio Rodríguez Blanco me sugirieron buscar Librerías, un texto del periodista español Jorge Carrión. Sigo sin alcanzar el libro y solo leer fragmentos. Pero desde entonces leo la columna de Carrión en el diario El País dedicada a comentar las librerías que va encontrando a su paso. A través de la mirada de Carrión uno las descubre en cualquier parte y de diversas formas e intereses, en China, España, Japón. Uno conoce quiénes están detrás de las librerías y sus historias, los procesos de avivamiento o muerte, de transformaciones. Las librerías en el mundo van cambiando.

Álvaro Castillo, es colombiano, pero casi cubano, publicó su libro Un librero, y en él cuenta las historias de varios libreros y librerías de América Latina y especialmente de Cuba. ¿Cómo llegan los libros, cómo dejan en ellos su huella? ¿Cómo siguen su recorrido? Álvaro capta las historias de estos seres tan especiales que son los libreros y les desnuda el alma y las esencias. Ahora que se celebra el Día de las Librerías hay que mencionar y reconocer a estos dos hombres tan entregados.

Ver perfil completo

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0