José Eduardo Degrazia: “Nunca me rindo y siempre escribo”

×

Reportar incidencia

Publicaciones en Cuba y otras traducciones

Comencé a escribir a una edad muy temprana, y gané un premio nacional de poesía en 1975, lo que me llevó a seguir escribiendo y a ver la literatura como algo que podría interesar a otras personas. Y sigo escribiendo hasta el día de hoy, con más de veinte libros publicados entre poesía, cuentos, novelas, teatro. Pero escribo por necesidad esencial, como una manifestación profunda del ser. Sin escribir no estaría completo. Y siempre escribo para los demás, aunque sé que no siempre podemos alcanzar este objetivo.

La literatura viajó conmigo a muchos países, donde gané premios y tuve obras traducidas al japonés, chino, inglés, francés, italiano, español, rumano, húngaro, estonio, y otros. He estado en Cuba cinco veces, en la Feria del Libro y en las reuniones de poesía de la Uneac. Cuba es un país que siempre me ha dado una gran alegría y donde tengo muchos amigos. Tengo tres libros publicados en La Habana, todos traducidos por Virgilio López Lemus: En Busca del Sur, poesía; Los monstruos pastan afuera, cuentos; El fabuloso viaje de la Miel de Avispa, novela. Un nuevo libro de poesía está saliendo por la Uneac.

También traduje al portugués a Miguel Barnet, Virgilio López Lemus, Ricardo Alberto Pérez, Alberto Acosta-Pérez y a Reina María Rodríguez. También conocí algo del interior de Cuba, las ciudades coloniales. Pero no conozco a Santiago, y dicen que aquellos que no conocen a Santiago realmente no conocen a Cuba. Un día la conoceré. Además, todavía trabajo como oftalmólogo aquí en Porto Alegre. Estoy casado con Virginia, tengo tres hijos y una nieta, Stella, que vive en Frankfurt, Alemania.

Practico mi profesión como oftalmólogo hasta las cinco de la tarde

Soy una persona metódica que se despierta a las seis de la mañana todos los días. Practico mi profesión como oftalmólogo hasta las cinco de la tarde. Luego me voy a casa, camino al menos una hora en mi vecindario para hacer ejercicio. Luego ceno y empiezo a escribir, y escribo todos los días, a veces acompañado de una cerveza o un vino tinto, pero es lo mismo para la creación si bebo té o café. Siempre escribo, y mi imaginación es el combustible principal.

Siempre he estado conectado, tanto en poesía como en ficción, en figuras cotidianas que viven y sufren la historia. Pero como vivo en América Latina, y las cosas suceden fuera de lugar, estoy un poco apegado al realismo mágico en mis cuentos y novelas. Me gusta la historia, pero la realidad siempre es incierta y las predicciones para el futuro no siempre son precisas. Creo, entonces, que la poesía y la narrativa pueden aportar mucho a la comprensión del mundo en que vivimos.

scribir literatura no se trata de hacer panfletos políticos

Tengo dos temas principales, uno épico, vinculado a la historia de mi estado y de Brasil, y otro íntimo y / o vanguardista, trabajando las formas (especialmente en poesía) de una manera que busca ser innovadora: no siempre tengo éxito en el intento, pero no me rindo. Pero nunca me rindo, y siempre escribo, todos los días, ya sea frío o calor, ya sea al anochecer o cuando los primeros gallos cantan por la mañana.

Escribir para mí tiene que ser una actividad lúdica, pero al mismo tiempo debe tener un mensaje, una interpretación de la sociedad donde vivo. Escribir literatura no se trata de hacer panfletos políticos, sino de ser político en todas partes. Y el lirismo íntimo también puede ser la representación de un ser en una situación real, a favor o en contra del tiempo dado para vivir.

Por eso creo en la ficción y en la poesía, porque siempre pueden mostrarnos lo que está oculto. La literatura es una puerta abierta a la imaginación y la fantasía, pero como sabemos por Homero de la Ilíada, podemos encontrar si nos atrevemos a ser como el primer descubridor de la ciudad de Troya, Schliemann, y profundizar en las excavaciones de la historia y en el espíritu, o conciencia unos de otros, podemos encontrar algunas claves para comprender el destino humano. Puede ser mucho, puede ser poco, pero lo intento. Y yo siempre escribo.

Ver perfil completo

Consejo editorial compuesto por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0