ActualidadOpinión

La cultura: una batalla estratégica, no coyuntural

×

Reportar incidencia

Palabras pronunciada por Miguel Díaz-Canel en la clausura del Segundo Congreso de la Asociación Hermanos Saíz.

Ante todo, un saludo para la querida Graziella [Pogolotti] y el querido [Armando] Hart, para los compañeros de la presidencia, para ustedes, creadores y jóvenes artistas.

Existen sobradas razones para que un grupo de com­pañeras y compañeros que ocupamos hoy responsabilidades en la dirección del Partido, del Estado o del Gobierno, estemos presentes con ustedes en las sesiones de este congreso, aun cuando hoy se está desarrollando una importante sesión del Consejo de Ministros que estará abordando temas priorizados de nuestra realidad económica, que tan retadora se nos presenta cada día. Por eso con nosotros han estado todo el día de hoy los miembros del Buró Político Lázara Mercedes [López Acea] y [Esteban] Lazo, y han estado también con nosotros el ministro de Cultura [Rafael] Bernal, el presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión Danilo [Sirio], Abel [Prieto], asesor del Presidente cubano, el presidente de la Unión de Escritores y Artistas Miguel [Barnet], Yuniasky [Crespo], la primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, entre otros compañeros.

Soy también portador de un saludo y una felicitación para todos los participantes en el evento, para todos ustedes, del General de Ejército Raúl Castro, quien está presidiendo el Consejo de Ministros, lo que explica que no esté entre nosotros. [APLAUSOS]. Raúl ha seguido atentamente durante todos estos días el debate y se sintió muy halagado anoche, muy con­tento, participando en esa bella y sentida ceremonia de homenaje a los Maestros de Juventudes.

Quiero también ratificar, como todos ustedes, la felicitación a la nueva dirección elegida de la Asociación Hermanos Saíz, en la cual se ha depositado tanta confianza para la conducción presente y futura de la organización. También quiero hacer un merecido reconocimiento a la dirección saliente. A [Luis] Morlote y a su tropa, que durante toda esta etapa han realizado una combativa labor, una inteligente labor de unidad, de promoción, de facilitación del diálogo y la comprensión, para que el arte joven ocupe realmente en nuestro país el lugar que le corresponde.

El Congreso de la Asociación Hermanos Saíz ha devenido, por la riqueza de sus debates y convocatoria, una jornada de homenaje sin precedentes a nuestra cultura cubana. También, como ustedes lo expresaron aquí, de homenaje a nuestro Comandante en Jefe, que está presente con sus ideas, como lo hizo en dos encuentros que también se celebraron en este lugar. Uno fue la reunión del Consejo Nacional, el 12 de marzo de 1988, y el otro, la última sesión del Primer Congreso de la AHS, el 18 de octubre de 2001. Esos son dos momentos referenciales de encuentros de Fidel con el arte joven cubano.

Ratificamos nuestra confianza en los jóvenes escritores y artistas cuando se comparte con ustedes un diálogo agudo, profundo, inteligente y extremadamente aportador. En él están presentes, con toda claridad, la defensa de la identidad, de los valores, las adecuadas prioridades, la vocación y el compromiso para enfrentar los afanes de colonización cultural que quiere imponer el imperialismo, sus objetivos de desideologización, desunión y destrucción de toda la obra de esperanza y justicia social construida por la Revolución cubana.

Hermanos Saíz

No podemos negar, como parte del contexto en que se ha desarrollado este evento, que el principal instrumento de dominación con que cuenta hoy el imperialismo es cultural e informativo. Han logrado que en todo el mundo prevalezcan de manera aplastante los productos de su industria del entretenimiento y de la maquinaria mediática a su servicio. La humanidad sufre en el presente de una operación de colonización cultural a gran escala. Se trata de imponer el frívolo e injusto modelo civilizatorio yanqui, denunciado tempranamente por nuestro José Martí. Los paradigmas, ídolos, modas y formas de vida que predominan actualmente en nuestra época, son fruto de unas pocas corporaciones muy poderosas. Sus mensajes, en apariencia variados, forman parte de un discurso único, hegemónico, que asocia juventud y frivolidad, felicidad y consumo, éxito y dinero; que hace una apología constante del capitalismo y de la superioridad imperial; que se empeña en descalificar cualquier causa que se oponga a sus intereses y a todo pensamiento independiente. Junto a la instigación permanente al consumismo, promueve, además, un vacío espiritual desolador.

Cuba está sometida también a esa influencia, a la que se suman los planes específicos de subversión contra nuestra Revolución, dirigidos fundamentalmente a los jóvenes; dentro de ellos, a la joven intelectualidad, a ustedes, con el propósito de separarlos de toda intención y preocupación social, de sembrar en ustedes la vulgaridad, toda la vulgaridad posible, fomentar el egoísmo y el individualismo. Por eso es tan importante para nosotros contar con una vanguardia artística juvenil, representada en la Asociación Hermanos Saíz, que pueda hacer contribuciones decisivas en la batalla cultural, frente al proyecto colonizador global y frente a los intentos subversivos del enemigo histórico de la Revolución.

Contribuir desde la cultura al perfeccionamiento de una sociedad socialista próspera y sostenible…

Contribuir desde la cultura al perfeccionamiento de una sociedad socialista próspera y sostenible, donde lo que distinga no sea la posesión material, sino la riqueza de conocimientos, la cultura y la sensibilidad, es la única respuesta posible, como se ha expresa­do aquí. Se trata de lograr desarrollo y crecimiento económico, pero con el alma llena de sentimientos, solidaridad, honestidad, amor, respeto; y eso se logra salvando la cultura, que es a la vez salvar la Patria, la Revolución y el Socialismo. Se trata de una batalla estratégica, no coyuntural.

Esto exige de nosotros que seamos cada día más eficaces en la defensa de nuestra identidad nacional, en la promoción de los auténticos valores de la cultura cubana, tanto de los más jóvenes como de los maestros, y de lo mejor de la cultura universal, y el enriquecimiento de la vida espiritual de todo el pueblo. También en el trabajo por lograr que nuestra historia llegue a las nuevas generaciones de manera amena y efectiva.

La Asociación debe continuar buscando respuestas desde su ámbito de acción para combatir los nocivos fenómenos denunciados por el General de Ejército Raúl Castro en la Asamblea Nacional. Debemos enfrentar la indisciplina social, la marginalidad, la indecencia, la vulgaridad, la banalidad, el consumis­mo, el pésimo gusto y la pseudocultura; la carencia de urbanidad, de pudor, las conductas marginales, el irrespeto por las normas de convivencia social, las actitudes violentas; porque todas son expresiones de incultura.

Necesitamos que nuestro pueblo sea más culto, en el sentido amplio del término, y para ello hace falta el concurso de la familia, de la comunidad, de las instituciones educativas y culturales, de los medios de comunicación. Del mismo modo resulta imprescindible que enfrentemos todos juntos las tendencias asociadas a la corrupción y a las ilegalidades. Urge revertir el retroceso del gusto en nuestra población y recuperar el buen sentido estético que siempre distinguió al pueblo cubano, a un pueblo que tiene en su historia una canción tan hermosa como La bayamesa, y que entona un himno que es un poema y un canto a la vez.

En los planteamientos que se han realizado en este congreso y a lo largo del proceso preparatorio, se evidencia la necesidad de una mayor integralidad en la labor de todos los organismos y organizaciones que influyen en la formación espiritual de nuestros niños y jóvenes. Debemos actuar por encima de cualquier espíritu de feudo, con mayor intencionalidad e integralidad. La gestión de nuestras instituciones culturales, educacionales, así como de nuestros medios, ha sido criticada por los miembros de la Asociación Hermanos Saíz con argumentos, desde posiciones serias, constructivas, y con la proposición de alter­nativas y soluciones.

Claves para entender la guerra que se nos hace

La mayoría de estas críticas parte de errores, de problemas reales que debemos evaluar y atender, y encontrar las soluciones que correspondan. Los dirigentes institucionales de la cultura deben mantener un diálogo permanente con la Asociación y no asumir nunca actitudes defensivas ni burocráticas. La AHS, al mismo tiempo, debe seguir trabajando para cultivar entre sus miembros la capacidad para dialogar con las instituciones a partir del rigor, del sentido de la responsabilidad y del compromiso revolucionario.

Hay que reconocer los aportes que ha hecho la or­ganización…

Hay que reconocer los aportes que ha hecho la or­ganización en llamar la atención sobre movimientos de nuestra cultura que han sido desatendidos por las instituciones y los medios masivos, y en su denuncia a los errores y distorsiones de la política cultural. Ha sido notable el esfuerzo de la AHS en el impul­so de proyectos comunitarios y en la formación de públicos, como ejemplos de la vocación social de la organización.

La Asociación Hermanos Saíz ha estado a la van­guardia en los empeños por establecer con claridad las adecuadas jerarquías culturales entre nosotros y por influir en el gusto de nuestros jóvenes, por enriquecerlo frente a la oleada de comercialismo y mediocridad que en distintos géneros artísticos nos llega por muchas vías y que además tiene imitadores en el país.

En este momento hace falta un pensamiento más fresco y revolucionario en la promoción cultural, a fin de obtener resultados superiores y proponer fórmulas nuevas. Una organización como la Asociación Hermanos Saíz puede ayudar mucho en la gestación de esa manera novedosa de ver la gestión en el campo de la cultura.

La organización debe fomentar el debate franco y transparente de ideas dentro de la Revolución, debe atraer a los jóvenes creadores talentosos, apoyar­los en el desarrollo de su labor personal y darle la oportunidad de participar en la obra colectiva que protagonizan hoy, junto a todo el pueblo, los artistas e intelectuales revolucionarios.

No debemos permitir que por errores burocráticos haya creadores valiosos y honestos que se distancien de nuestras instituciones. La Asociación Hermanos Saíz tiene que trabajar todos los días por la unidad de nuestro movimiento artístico juvenil y por evitar la división que pretende fomentar el enemigo. Los dirigentes de las instituciones culturales no pueden dar respuestas burocráticas a los creadores. Si la burocracia es funesta en todos los sectores, en el de la cultura puede ser particularmente dañina.

El congreso ha confirmado que la Asociación Hermanos Saíz existe. Es madura. Vive intensamente. Y es necesaria e imprescindible su existencia para atender, apoyar, defender y promocionar, en nuestro país e internacionalmente, la hoy joven vanguardia artística cubana, continuadora legítima de nuestras figuras fundadoras, de nuestros Maestros de Juven­tudes, y futura vanguardia de nuestra cultura.

El congreso no acaba aquí, ahora corresponde una etapa muy retadora, la de implementar y concretar en acciones culturales enaltecedoras toda la riqueza que aportó el debate de este congreso. En ese empeño estaremos junto a ustedes.

Queridos jóvenes artistas: que una generación de nuevos creadores, artistas nacidos en las complejas condiciones del Periodo Especial, que ha crecido y vivido en medio de nuestra lucha por sobrevivir, por perfeccionarnos y avanzar, sea portadora de esenciales valores revolucionarios y humanos, tenga sensibilidad y compromiso y exprese tan claramente sus convicciones y aspiraciones, es definitivamente un triunfo y la sólida base para nuevas victorias de la Revolución. Jóvenes artistas, creadores, no cejen en el propósito de fundar y crear en bien de la Patria, la Revolución y el Socialismo. (Ovación)

  • Producto
  • Especificaciones

El Segundo Congreso de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), ...

Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 1
Añadir para comparar
Ver perfil completo

Consejo editorial compuesto por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0