Reseña

“Cuando despiertes” aún estará contigo

×

Reportar incidencia

Escrito por Abel Guelmes Roblejo

En una época, en que aún el público lector, escritores y algunos críticos, intentan descifrar qué es la ciencia ficción (CF) y dónde están sus límites, aparece el libro Cuando despiertes, del joven escritor Daniel Burguet, premio Calendario de Ciencia Ficción 2018, publicado por la Casa Editora Abril.

Con Cuando despiertes, Daniel ha estado a tono con ese estilo narrativo único al que tiene acostumbrado a aquellos lectores que lo vienen siguiendo, desde los tiempos en que aún era alumno del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Si antes, algunos eran incapaces de vislumbrar los límites de la CF, de etiquetarla, con esta novela, se verán, en igual medida, confundidos e impresionados.

En Cuando despiertes encontrará un mundo bien organizado y consecuente a sus leyes. Un universo bien argumentado, que descubrirá el lector mientras vaya avanzando en su lectura. El libro está estructurado por una serie de relatos, o cuentos cortos, con tramas bien cerradas en su unidad, y al mismo tiempo interrelacionadas entre sí, conformando una sola historia; que comienza por un “primer plato”, cual menú apocalíptico, donde una mujer descubre a través del auto canibalismo, que había estado muerta justo antes de cuando se sentía más viva. Le sigue una Ciudad intangible creada a través de la mirada de sus habitantes. Daniel Burguet lleva la frase “juegos de la guerra” a otro nivel, uno más literal. Con El arte de ver, el siguiente relato o capítulo, da una clase de cómo escribir diálogos, mientras enseña la diferencia entre lo que vemos y lo que queremos ver. Como cierre, Daniel nos ofrece una hermosa y triste historia de sobrevivencia, donde cada cabo lanzado, que pudiera haber quedado suelto a medida que avanzaban las historias previas, fue cerrado magistralmente, a la vez que cerraba el libro.

El libro está escrito con un lenguaje directo, y profundo. En cada historia, Daniel Burguet se reafirma como un escritor multifacético que no desea que se le encasille en un género. El libro tiene de absurdo, suspense, terror, thriller sicológico, drama y todo esto ambientado en la CF; que, de hecho, es tocada en varias de sus ramas, como la post-apocalíptica, cyberpunk y la distopía.

Parte del mayor encanto del libro es el uso de los símbolos en las historias. Este empleo de la simbología le da un valor agregado al texto y muestra la madurez estilística y narrativa del autor, lo que le permite escribir historias impregnadas de poesía, de crudas imágenes, de belleza, de magnéticas tramas o capítulos que bien funcionarían como escena teatral. En todos, los símbolos juegan un papel primordial en el completo entendimiento y conformación del texto en su conjunto. Daniel Burguet logra un perfecto equilibrio entre la belleza y la crueldad. Entre el misterio, el terror y el thriller. Entre el placer y la instrucción. La novela (o cuentinovela, como se prefiera) es una bien lograda armonía de emociones, impresiones y sorpresas.

Los principales “ganchos” de la obra, son los mensajes subliminares, la sicología de los personajes, la estructura interesante y compleja de la obra y sus contradicciones. El mismo texto se dice y contradice a sí mismo, característica que mantiene atrapado al lector, el que va descubriendo, página a página la verdad que se escurre tras las palabras. A medida que avanzan los capítulos, el lector va descubriendo esa otra parte del iceberg oculta bajo la superficie del mar. A pesar de ser considerado de CF, los gadgets y elementos característicos de este género, son utilizados solo como escenario para crear esta tan amada y deseada sociedad futura, que, de hecho, es una de las principales contradicciones implícitas, si se tiene en cuenta el concepto de distopía. Otro de los llamados ganchos de la novela es su rareza. Se puede decir que es un libro “raro”, en el mejor sentido de la palabra. Al sumergir al lector en su corriente a través de la lectura, transmite esa sensación, magnética, de extrañeza que te atrapa y te hace querer más. Deseas desentrañar qué es eso que te gusta. Quizás usted lo logre.

Estos motivos son algunos de los motores principales que impulsan la evolución de los personajes. Daniel realiza una excelente caracterización de cada uno y los va transformando ante nuestros ojos, muy sutilmente, mientras nos va sumergiendo en este mundo lleno de bellas imágenes y perfecta sociedad.

Esta novela podrá ser disfrutada tanto por el público amante del género, el cual se deleitará tanto de la trama como del uso de la CF; así como también la disfrutarán aquellos que busquen fuertes emociones, historias enredadas, críticas sociales, sorpresas, conflictos personales, generacionales y sentimentales.

Durante todo el libro el autor juega con varios conceptos, entre ellos el del carácter cíclico de la vida y el de la evolución/involución. En especial, el de la especie humana. Narra historias, escenas que, a pesar de suceder en un futuro lejano, bien podrían estar pasando en nuestro presente. Situaciones personales, laborales y sociales con las que podríamos sentirnos identificados. A pesar de la trama transcurrir en un posible futuro, la novela es una constante crítica y llamado de atención sobre algunos de los males que existen hoy en la sociedad mundial actual. Como la indiferencia ante la violencia y la guerra. Daniel denuncia el hecho de que la sociedad de hoy en día prefiere observar al mundo a través de la distancia impersonal del lente de una cámara, antes que por sus propios ojos.

Un dato interesante es el uso de la metatextualidad utilizada por el autor a través de los nombres de los capítulos. Cada uno de estos, corresponde al de un libro, ya sea de filosofía, sociología u otras ramas de las ciencias y letras, que tiene mucho que ver con la trama correspondiente al capítulo en cuestión. Daniel nos induce a seguir profundizando en su discurso mediante la lectura de estos libros. Algunos de ellos, aunque escritos en otros siglos, siguen teniendo un mensaje vigente.

A la vez que no se puede etiquetar esta obra con un género único, tampoco se puede identificar a un protagonista principal. Podría ser cualquiera de sus personajes, el worldbuilding en sí, o el todo. Si tuviera que elegir, elegiría el todo, porque creo que esa la apuesta de su autor, que la obra funcione como un todo. Partiendo desde la trama, el lenguaje, la simbología, hasta la propia estructura del libro. Donde cada elemento de la obra, cada emoción, contradicción y razonamiento del lector, es clave e inducido por la intención implícita del autor. Y esa no es otra que, Cuando despiertes, aún sigas pensando en el libro.

Cuando despiertes – Daniel Burguet

Ver perfil completo

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0