Pedro Juan Gutiérrez: “No sé exactamente si lo que hago es realismo sucio”

Fragmentos de las palabras de Pedro Juan Gutiérrez en la presentación de El Rey de La Habana, publicado por la Editorial Oriente.

Transcripción: Roxana Mena Fonseca

Yo no tenía computadora, escribía en una máquina de escribir, que bastante trabajo me costaba conseguir la tinta y el papel en esa época. Recuerdo que el seis de noviembre del 98 se contrató por primera vez El Rey de La Habana, entonces entré en dinero y me pude hacer un tatuaje que tengo aquí (señala el brazo derecho), que llevaba años tratando de hacérmelo. Valía sesenta dólares en México y yo nunca tenía los sesenta dólares para hacérmelo, pero fui a la calle de la Puntera en Madrid y me hice el tatuaje, que marca diciembre del 98´, una época bastante importante en mi vida, porque mi vida empezó a cambiar desde entonces. No obstante, seguí escribiendo un libro por año y publicando un libro por año hasta siete consecutivos en Anagrama: Animal tropical, El insaciable hombre araña

Yo con El Rey de La Habana no pretendía nada. Si lo pienso mejor con ningún libro mío pretendo nada. Es decir, me da igual lo que piensa la gente, me da igual lo que piensan los críticos, me da igual lo que piense el lector. Porque si te pones a pensar en el lector, si te pones a pensar en el público, no escribes, porque coges miedo. Yo, como les decía hace un rato, escribo con el corazón, escribo con la intuición. Cuando intuyo que algo funciona como historia, espero un poco, a veces mucho, a veces espero hasta diez o doce años para que esa historia coja fuerza dentro de mí. El día que ya estoy dispuesto a escribir la escribo y se acabó, salgo de ella. Así que esa es la historia de El Rey de La Habana, una historia simple, sencilla, sin darle muchas vueltas al asunto.

Pensé que era un cuento y al final se convirtió en una novela. Se ha publicado creo que en unos dieciséis idiomas más o menos. Paradójicamente no se ha publicado en inglés: ni en Inglaterra ni en Estados Unidos los editores quieren publicar El Rey de La Habana. Evidentemente (no me lo dicen así), pero evidentemente es muy fuerte desde el punto de vista sexual, y no quieren meterse a publicar este libro. Publican Trilogía, y después siguen con Animal tropical y los otros.

En Cuba se hizo una primera edición en el 2009 por Ediciones UNION. Después se hizo una película, en el 2015, que no se pudo rodar en Cuba. No puedo decir que no dejaron rodar en Cuba, pero no se pudo rodar, hubo que rodarla en República Dominicana. El director es Agustín Villalón, un español. Tiene actores cubanos: Yordanka Ariosa ganó el Premio a la Mejor Actriz Revelación  en el Festival de San Sebastián, con su personaje de la Magdalena que realmente fue genial.

Si quieren ver la película tienen que comprarla también en la calle pirateada, con la gente que vende los CDs, estos pirateados, porque esta película para Cuba no existe, incluso parece que para la Cinemateca de Cuba no existe, y es una película muy interesante, es una versión, sintetizada por supuesto de la novela, pero a mí me gusta mucho, es una película muy fuerte también, muy interesante. Esto es lo que tengo que decir de El Rey de La Habana, no mucho más.

No me gusta discutir con los críticos. Hay quien dice que si realismo sucio. Yo no creo que yo lo que escribo sea ni siquiera realismo. Porque verdaderamente uno cuando se pone a escribir siempre parte de una realidad. Es decir, de personas reales, situaciones reales que uno ha vivido o ha pasado por ellas, o le han contado. Pero uno eso lo transforma, el proceso de escritura transforma y crea otra realidad. Así que no sé exactamente si lo que yo hago es realismo, sucio, definitivamente, no. Lo que pasa es que me interesa mucho meterme en las sombras de los personajes, la parte oscura, la parte que todos tenemos, porque todos tenemos sombras, todos tenemos vicios, todos tenemos maldades, todos tenemos un diablo dentro.

Y siempre tratamos de controlar ese diablo, de manipular ese diablo, de seducirlo para que esté tranquilo y no nos moleste demasiado. Pero en algunos momentos se dispara y esa es la parte que me interesa a mí de mis personajes, la parte oscura, la parte que todos tratamos de esconder, creo que lo que más revela al ser humano, esa parte diabólica. Así que por ahí va la cosa más o menos pero eso no es lo importante, lo importante es que la novela creo que funciona y ojalá que les guste a los que no la hayan leído y la compren ahora.

Ver perfil completo

Consejo editorial compuesto por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Registrar una cuenta nueva
      Restablecer la contraseña