Al más poeta de nuestros poetas

Llevo años persiguiendo el premio literario Emilio Ballagas, que se convoca en Camagüey, y este 2018 por fin logré ganarlo.

Este año fue más duro que nunca para mí, porque se convocó en novela corta, que, aunque corta, sigue siendo una novela; y todos sabemos lo difícil que es redondear una historia que supere las 60 páginas, atrapar al lector y no dejarlo ir, cuando uno está acostumbrado a probar en los concursos a golpe de relato.

Pero más allá de promocionar mi cuaderno “Extrañas criaturas sin nombre”, que amablemente premió un jurado presidido por Arístides Vega, quiero agradecerle a él y a las colegas que lo acompañaron, el haber premiado una obra que buscaba, ante todo, rescatar el espíritu de Ballagas, de su poesía purísima y de su estilo de negra aristocracia.

La verdad es que escribiendo el libro, el contén de lo que se considera “economía” de recursos lo guardé en la gaveta. Estaremos carentes de muchas cosas, pero eso de ahorrar recursos literarios nunca me ha quedado muy claro.

En fin, que creo que los certámenes deben de respetar el nombre y la presencia de quienes los inspiran, para hacerlos más genuinos, y para que nuestra novel literatura pueda rendirle, mientras se pueda, homenaje a muchas de estas enormes figuras, muchas prácticamente olvidadas.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Registrar una cuenta nueva
      Restablecer la contraseña