Fenomenología de la otredad [martiana]

Atender al bien general es favorecer y acelerar el bien de todos
José Martí

  • La otredad en Martí significa mujer, anciano, niño, indio, mestizo, negro, obrero, campesino; es el pobre, es el amerindio, es el nuestroamericano, es el hombre todo.
  •  ¿Y quién es el otro? El otro es el ser: el otro soy yo—dice el más grande.
  •  La grandeza del yo se expresa en la relación con la otredad.
  •  Mientras mejor se sabe afuera, más se conoce adentro.
  • Quien respete al otro, respeta su propio ser.
  •  ¿Y cuál es el sujeto martiano? Es el “hombre natural”, de acá; el que nos es más necesario, el del tronco, el que anda en junto.
  •  Patria es más que poblado, es más que región, es más que nación, es más que país; patria son todos: “Patria es Humanidad”.
  •  Y cómo llega a esto Martí, mediante la humildad que es la modestia del ser, es el respeto al compañero, pero también al no-conocido; es el respeto a lo ajeno.
  •  El desconocimiento hacia el otro, trae consigo el apremio desmedido y penoso del yo: “El que juzgue de todo, que lo conozca todo. No juzgue de prisa el de arriba, ni por un lado: no juzgue el de abajo por un lado ni de prisa. No censure el celoso el bienestar que envidia en secreto”.
  • Cuando se piense en lo humano, se debe tener cuidado pues se piensa en uno mismo. Incluye tú posición cuando criticas la otredad, cuando criticas la extrañeza de otras almas. “En la mejilla ha de sentir todo hombre verdadero el golpe que reciba cualquier mejilla de hombre: envilece a los pueblos desde la cuna el hábito de recurrir a camarillas personales, fomentadas por un interés notorio o encubierto, para la defensa de las libertades”.
  • La libertad individual radica en la libertad de los demás, en la emancipación humana; es libre el yo en tanto el otro sea libre: la libertad es más amplia mientras más libres sean los hombres, y nunca va estar completa mientras exista un solo hombre en la opresión.
  •  Ni joven ni viejo, ni negro ni blanco, ni mujer ni hombre… no hay superioridad; todos forman la otredad en el ideario martiano.
  •  No divulga la palabra el Apóstol, actúa; “hacer es la mejor manera de decir”.
  •  El ethos subjetivo no puede afectar el pathos objetivo. “Es preferible el bien de muchos a la opulencia de pocos”.
  •  La moral individual se engrandece cuando retribuye en la eticidad colectiva.
  •  Y como todas las fábulas cuando finalizan, se presenta la moraleja: El bien común, no es más que el bien de todos.

En esto reside la otredad [martiana].

2 Comentarios
  1. Responder
    Hayled Martin Reyes Martin 2 noviembre, 2018 a 8:48 am

    noooo gracias a Uds.

  2. Responder
    Yunier Riquenes García 31 octubre, 2018 a 12:16 pm

    Gracias por compartir el pensamiento martiano, y entrar a nuestra Red

    Deje una respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Registrar una cuenta nueva
    Nombre y Apellidos (Requerido)
    Perfíl literario (Requerido)

    Si deseas marcar varias opciones mantenga oprimida la tecla CONTROL (CTRL)

    Fecha de nacimiento
    Lugar de nacimiento (Requerido)
    Residencia actual
    WhatsApp / Celular
    Sitio web / Redes sociales
    Restablecer la contraseña