Yunier Riquenes García Coordinador editorial
Hola amig@, ¿en que podemos ayudarle?
Enviar

Revista Somos Jóvenes: un producto cultural de ida y vuelta

Desde hace algunos años la revista marca la vida de muchachos y muchachas cubanos. Algunos coleccionaban las frases que salían en los bordes inferiores de las páginas, algunos buscaban las canciones; otros comenzaron a preguntarse quién era El diablo Ilustrado antes de convertirse en libro, aun en su anonimato; y otros siguen esperando aquellas reflexiones que El diablo escribía tomando una frase de un escritor famoso, de un trovador. La revista permitía conocer a los jóvenes líderes cubanos en el deporte, la cultura, la ciencia. Permitía y permite todavía enlazarse con amigos, leer de temas bien complejos para la juventud.

Somos Jóvenes sigue realizándose en la Casa Editora Abril, coordinada por la Unión de Jóvenes Comunistas. Sus páginas se esperan. Hay un nuevo equipo de trabajo y de eso le contamos en la esta conversación que tuvimos vía email con su actual director Darío Alejandro Escobar un joven guantanamero Licenciado en Periodismo. Él, para presentarlo brevemente, ha sido premiado en concursos de crónicas y periodismo cultural, como el Rubén Martínez Villena que convoca la Asociación Hermanos Saíz.

Asumes la dirección de la revista Somos Jóvenes. ¿Qué sigue o cambia de números anteriores?

Somos Jóvenes tiene una historia que es preciso respetar, conocer, estudiar y apreciar porque es muy rica. Siempre fue una revista revolucionaria en todos los sentidos. Desde la gráfica hasta sus trabajos periodísticos.  Fuimos los primeros que hablamos de prostitución en la Cuba revolucionaria con una gran crónica reportaje del periodista y narrador Luis Manuel García. Hoy “El Caso Sandra” se estudia en las carreras de periodismo como ejemplo de periodismo de investigación y excelencia escritural. En los últimos tiempos, sobre todo desde que llegamos un grupo de nuevos integrantes a la redacción lo que hemos hecho es actualizar los códigos, las formas, algunos temas y las plataformas de socialización de los contenidos. Rescatar lo mejor de la tradición e incorporar nuevas ideas.

La revista llega a los correos y se pierde…

Y a veces ni llega a los correos. El tema de la impresión en papel de la revista es lo que más nos ha afectado en los últimos tres años. En los últimos tiempos se está intentando hacer un esfuerzo para ver si se revitaliza la impresión, pero “vista hace fe” como decía mi abuela. De todas formas, cuando llega a los estanquillos es un producto que “vuela” porque es muy seguida no solo por los jóvenes sino por gran parte de la sociedad. Nuestra Oficina de Correos de Cuba ahora está en internet y nuestros estanquillos son Zapya y los dispositivos móviles.

¿Cómo mueven la revista por las plataformas digitales? ¿Qué sueñan con ellas en un mundo de TICS?

Ese es nuestro terreno. Uno de nuestros principales problemas es que tenemos un sitio web cubano y .cu muy viejo que no nos satisface de ninguna manera ni nos deja trabajar con todos los recursos que necesitamos, entonces, sin desechar ese nos fuimos a una plataforma de microbloggin llamada Medium, y ahí estamos hasta que logremos sacar la página web de nuestros sueños.

Nos va genial en Medium, pero lo ideal es ser soberanos tecnológicamente y ya tenemos lista la arquitectura de información del nuevo sitio y el presupuesto aprobado. Ahora hay que buscar quién diseña y programe. En eso andamos. En las redes sociales hemos pisado fuerte y ya estamos sobre los dos mil y tantos seguidores y más de cuarenta y cinco recomendaciones de líderes de opinión en solo algunos meses. Nos movemos muy bien en las “sociales” y la audiencia nos ha respondido de manera muy entusiasta. Queremos ser referencia en cuanto a gestión de redes sociales y periodismo hipermedia en Cuba, pero para eso hay que trabajar un poco más y mejor. Lo que nos falta de infraestructura lo suplimos con disciplina y creatividad.

¿Cuáles son los temas que trata la revista?

Hemos introducido un par de ángulos nuevos sobre todo en asuntos de tecnología y sexualidad, pero la juventud siempre ha tenido y tendrá inquietudes en casi los mismos temas: recreación, deportes, religiones, orientación vocacional, cultura y otros. Es una etapa de descubrimientos, de inquietudes, de preguntas. Uno de nuestros orgullos es que somos el primer medio de prensa estatal en tener una sección dedicada exclusivamente a los videojuegos. Sin embargo, sabemos que lo que nos distingue no son solo los temas sino la forma en que los tratamos. Ahí está el quid del asunto.

¿Cuáles son los rostros de la juventud cubana que quieren mostrar?

Nos interesa mostrar a Cuba en su complejidad y diversidad. Queremos mostrar la vida, los logros, los conflictos de jóvenes de todas las provincias del país e incluso de la diáspora. Pero sobre todo gente que tenga trabajo bien hecho o propuestas interesantes que hacer, no solo críticas. Nos interesan los jóvenes que se sientan orgullosos de su cubanidad y que en la mayor medida posible valoren con justicia la obra de la Revolución Cubana que ellos mismos ayudan a construir.

¿Cómo es la retroalimentación con los lectores y sus intereses?

Estamos atentos a todos los comentarios y las sugerencias. Por todas las vías. No es un eslogan. Hemos modificado y ajustado ya varias estrategias de trabajo en función de las opiniones de la audiencia. Es muy peligroso creer que uno tiene toda la verdad. Este es un producto cultural de ida y vuelta.

¿Cuáles son los retos para una revista dirigidas a los jóvenes de la Cuba de hoy?

El reto está hacerla atractiva sin que pierda concepto cultural e ideológico. Lo difícil es que todos participemos de las más disímiles maneras. Mi objetivo es que SJ se convierta en una metáfora del país que tenemos y que queremos construir. Somos una revista pequeña con un colectivo de trabajadores de diferentes generaciones y profesiones que propone una cosmovisión, una manera de ver y asumir nuestro lugar en el mundo. Se me parece mucho a Cuba. Esperamos y trabajamos para que el público interactúe y construya la revista junto a nosotros. Somos Jóvenes ya no es una revista, es una filosofía, una actitud ante la vida. Y si somos revolucionarios mejor todavía.

Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
Somos Jóvenes No.305
Oferta
hace 2 meses

Somos Jóvenes No.305

Agosto de 2010. No. 305 ISSN: 0864-0564
Ver perfil completo

Lector

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Registrar una cuenta nueva
      Restablecer la contraseña