Yunier Riquenes García Coordinador editorial
Hola amig@, ¿en que podemos ayudarle?
Enviar

Yansy Sánchez: “En el Festival de Poesía de Medellín el orden de las cosas se subvierte”

Alguien dijo: “esta gente me hace sentir como si fuera una estrella de rock”. Esa frase se me quedó grabada, quizás porque de alguna manera yo también tenía las mismas sensaciones. Lo cierto es que en el Festival de Poesía de Medellín el orden de las cosas se subvierte o acaso, se establece el verdadero orden. La gente escucha la poesía con atención, con una reverencia inédita, aplaude con fervor, corea: ¡otra, otra, otra! Entonces es cuando tú piensas: o de verdad soy un gran poeta o esto, sencillamente, es una gran cámara oculta. ¿Qué le pasa a esta gente?, piensas, ¿me están jodiendo…?

Para explicarme mejor: soy poeta, pero nunca he soportado más de una hora de lectura de poesía –cualesquiera sean los poetas- sin perder, por momentos, la concentración: pararme del lugar, ir al baño, desear que se acabe, tomar agua, echar unos párrafos con cualquiera, antes de incorporarme otra vez. La experiencia con la poesía en el Festival fue diferente. La gente en verdad le da un valor otro a la poesía, un valor vital y eso te lo transmite. El público de Medellín va buscando una frase, un verso, algo que le calme una herida quizá o una sed, algo que se oponga a alguna realidad.

El contexto triunfa, crea un auditorio que no está matando el tiempo con la poesía, sino que tiene la fe de que en ella encontrará algo más que palabras, encontrará alguna solución. Este compromiso te hace tomártelo más en serio. Leer lo mejor que puedas, entregarte a un público con el mismo respeto que él te brinda y de pronto, la palabra poeta se redimensiona.

Yo trato de explicarlo, trato de convencerte como un hombre alucinado que dice que su visión es real. Estuve ante grandes multitudes, siempre heterogéneas, frente a un puñado de personas, siempre heterogéneo, frente a un hombre, una mujer, un niño, leí creyendo en la función salvadora de la poesía, y la reacción siempre fue la misma: atención, respeto, (lágrimas a veces), ovación.

Sé que no se trata del poeta. Yo trato de explicártelo a la verdad, como intentaron explicármelo a mí cuando dije que entendía, pero ahora sé que no, que no tenía ni la más puta idea de qué se trataba: El Festival de Poesía de Medellín hay que vivirlo.

Ver perfil completo

Lector

Consejo editorial compuesto por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Registrar una cuenta nueva
      Restablecer la contraseña