Roger Durañona: “¿Cómo me convertí de informático en escritor?”

Creo que, en realidad, siempre fui escritor, solo que esa parte de mí, debido a factores objetivos y subjetivos (como dicen los informes que se elevan al nivel central) se vio obligada a hibernar durante un largo invierno. En diferentes momentos de mi vida intenté escribir; la primera vez, a los seis años. Siempre ciencia ficción, porque no conocía la fantasía. Incluso, desanimado por la pobre acogida de mi primera novela, llegué a plantearme no intentarlo más. No sabía que toda obra necesita un poco de promoción: los lectores no te leen si no saben que existes. Eso, y que la novela no era gran cosa, la verdad.

Por suerte, me decidí a escribir de nuevo y en esta ocasión, luego de un largo camino, la novela llegó a una editorial: Gente Nueva. En febrero del año 2015 me vi en La Habana, sosteniendo La Piedra Ardiente. Ese es el título del libro, no es que tuviese una piedra caliente en las manos, literalmente. Una experiencia muy especial, que supongo que no se repetirá muy a menudo, considerando que para publicar hay que hacer una cola de varios años.

Desde entonces no he dejado de escribir, salvo algunas “breves” interrupciones para valorar algún videojuego o trabajar en algún proyecto de otro tipo. Porque en verdad, no soy un informático convertido en escritor, soy un escritor que sigue siendo programador. Y como tal, siempre recaigo, igual que un adicto, y tengo que picar código durante unos días.

Han sido hasta ahora cinco novelas completadas, una sexta en proceso, y unos pocos cuentos, porque soy mal escritor de cuentos. Quizás alguien pueda afirmar que soy mal escritor, y punto; pero bueno, no se puede complacer a todos. A lo largo de esas cinco novelas y media he ido aprendiendo el oficio, o por lo menos he hecho el intento. Y lo sigo haciendo, porque creo que mi aprendizaje continuará durante el resto de mi vida.

A la literatura le debo todo un grupo de nuevos amigos, casi todos fans de la fantasía y la ciencia ficción como yo, algunos de ellos escritores en diferentes estadios. También le debo un montón de nuevas responsabilidades, porque haber publicado una novela, por muy sencilla que sea, te convierte a ojos de los demás en una especie de experto. Aunque en realidad no lo sea (ya dije antes, aún sigo aprendiendo), no puedo negarle un poco de ayuda a los demás. Para bien o para mal es mi naturaleza tratar de ayudar siempre que pueda. No sé si algún día dejaré de escribir. Eso es algo que no me preocupa, ya que no es mi único interés, pero sinceramente espero poder disfrutar de la escritura durante toda mi vida.</

Ver perfil completo

Consejo editorial compuesto por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

1 Comentario
  1. Me gustó la entrevista, amena y sencilla. ¡Sigue adelante, Roger! Sabes que este camino es bastante peliagudo, pero no se le puede temer.

    Deje una respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Registrar una cuenta nueva
    Nombre y Apellidos (Requerido)
    Perfíl literario (Requerido)

    Si deseas marcar varias opciones mantenga oprimida la tecla CONTROL (CTRL)

    Fecha de nacimiento
    Lugar de nacimiento (Requerido)
    Residencia actual
    WhatsApp / Celular
    Sitio web / Redes sociales
    Restablecer la contraseña