Yunier Riquenes García Coordinador editorial
Hola amig@, ¿en que podemos ayudarle?
Enviar

Los días del futuro de la Ciencia Ficción en Cuba

Una cosa me llamó la atención del libro Los días del futuro publicado por Ancoras Ediciones de la Isla de la Juventud en 2016. La propuesta es atrayente desde el primer momento, pues se trata de una compilación realizada por el multipremiado y súper leído autor cubano Yoss. Todos sabemos que, entre sus variados intereses, como compilador no tiene precio. A eso se le suma que este libro abarca muestras de los Premios Calendario de Ciencia Ficción entregados en el periodo 2003 – 2016. Y, por si fuera poco, uno se lee la lista de autores y choca con los nombres más importantes de la generación Ciencia Ficción cubana actual. Todo esto, antes de abrir el libro.

  • Producto
  • Especificaciones
Premios calendarios de ciencia ficcción 2003-2016
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
Autor

Editorial

Páginas

144

Sin embargo, la gran sorpresa me esperaba cinco minutos después de leerlo cuando caí en la cuenta de que, de diez cuentos o fragmentos de novela, nada menos que siete trataban acerca de alguna manifestación de… Amor.

El Calendario es un concurso que premia libros y no cuentos individuales. O sea, que una selección tiene mucho que ver con el criterio del que la hace. Rápidamente esta reseñista se puso en contacto con el compilador. Muy amablemente, Yoss nos aclaró que había sido a propósito. Y nos sorprendió con una declaración: “Hay mucho de romántico en la Ciencia Ficción cubana actual”. Maravillada, hice un recuento de lo que me he leído en los últimos años y tuve que aceptarlo como verdadero.

Si usted no es un seguidor de la Ciencia Ficción quizás no entenderá mi asombro. No es noticia para nadie que ambas, Ciencia Ficción y Fantasía, han tenido que luchar constantemente por su legitimación. A pesar de las grandes obras y monumentales talentos que ha habido detrás de estos géneros, son muchos todavía quienes los consideran inferiores, poco serios, inmaduros. Tampoco es novedad que en muchos sitios se los sigue considerando literatura hecha por y para hombres, y muchas talentosas autoras aún deben luchar contra prejuicios. Hasta el punto de usar seudónimos que suenen un poco más andróginos o ya de plano, masculinos.

Y es que la Ciencia Ficción convencional suele desarrollarse en mundos tecnológicos o demasiado agresivos, la violencia muchas veces ocupa espacios importantes y los protagonistas, porqué negarlo, suelen ser “ellos”. Por esto a muchos nos sorprendió agradablemente un film como Avatar (2008), con sus errores y clichés, pero basado en un planeta de estética femenina y con mujeres ocupando puestos de liderazgo reservados para hombres: la guerra, la ciencia y la religión.

Ahora, obviando las distopías, fantasías y todo este enorme subgénero que ha surgido con el apellido “adolescente” (como si hubiera necesidad de aclararlo), y por supuesto, obviando la literatura rosa (que conste que no usamos el término peyorativamente); el amor o cualquiera de sus derivados se ha vuelto un tabú de la literatura “seria”. Parecen olvidar los tres temas por excelencia: el amor, la muerte y la vida. Universales como no hay otros.

En Cuba, cualquier escritor principiante (sobre todo si es mujer) teme escribir una historia de amor. No nos engañemos. Automáticamente corre el riesgo de ser tachada como literatura rosa. Y acá sí se usa peyorativamente: rosa es igual a superficial, comercial, barata. Y le tenemos pánico a eso. No la defiendo: hay muchísima cosa mal escrita, cursi y repetitiva por ahí. Pero, yo solo digo: hay grandes maestros, desde Shakespeare hasta García Márquez, y muchas obras geniales, que no trataban de religión, lucha de clases ni recovecos de la creación precisamente.

Por todo esto es que resulta maravilloso y digno de aplausos que sea precisamente la Ciencia Ficción quien se siga ocupando de estos temas. Que sea la Ciencia Ficción, el género extraterrestre, futurista, “raro”, “infantil”, quien se siga preocupando por nuestra humanidad, es probablemente la mayor ironía de todas.

La calidad, por tanto, de Los días del futuro ya venía cantada solo con ver los autores. Y solo con eso se esperaban buenos cuentos. Pues bien, ahí están. Y junto con ellos, una gran sorpresa, y una gran ironía. Una compilación que nos hace reflexionar no solo acerca del estado de un género literario X en un país Y, sino acerca de la literatura en general… y lo hace entreteniendo.

Sencillamente, hay que leerlo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

      Registrar una cuenta nueva
      Restablecer la contraseña