Yunier Riquenes García Coordinador editorial
Hola amig@, ¿en que podemos ayudarle?
Enviar
EntrevistaMundo editorial

Editorial Guantanamera: autores cubanos en el mundo…

Para presentar al narrador y periodista español Daniel Pinilla Gómez (Sevilla, 1974), lo hago con sus propias palabras escritas para su sitio oficial. Afirma que es un tipo inclasificable, versátil. Durante dos décadas ha ejercido de notable periodista deportivo en los ratos libres que le han dejado sus incontables viajes.

También afirma que ha tenido tiempo para inventar (y reinventar) su propia empresa de contenidos literarios, siempre con los viajes como denominador común. Actualmente, dice, continúa funcionando como periodista deportivo y de divulgación y director de comunicación de diversos proyectos. Un viaje a Cuba le dejó la idea de la colección Guantanamera. En el Pabellón Cuba, en La Habana, transcurría la Feria Internacional del Libro 2018. Sacamos un chance y nos sentamos a conversar café por medio.

Cómo nace la historia…

Hice un viaje a Cuba durante meses. Conocí a muchos autores que no conocía por completo. Me cautivaron, hice una propuesta a la editorial Lantia de que armáramos un proyecto editorial, y para sorpresa mía me tomaron la sugerencia al pie de la letra; y la armamos. Sin saber hasta dónde íbamos a llegar, qué tiempo íbamos a durar, y qué alcance íbamos a tener. En 18 meses tenemos un catálogo sorprendentemente amplio, muy referencial, creo yo, con autores muy contrastados y autores por conocerse.

De cómo comienza el experimento…

Todo esto es un emocionante experimento para todos. Queremos considerar a los autores como socios en este proyecto para tratar de darles visibilidad y servir de altavoz al talento literario que hay en la generación de autores cubanos. Entendemos que todavía están por descubrirse o por mostrarse al mundo.

Entendimos que había una oportunidad, porque hay mucho talento en un país que es muy atractivo, que a la vez es diferente, que llama la atención y que ese talento literario no había sido posicionado en el mercado internacional. Ahí tienes el reto por delante. Encontrar una línea de trabajo con estos autores cubanos: editar sus libros, formar un catálogo suficientemente referencial que pueda ser considerado, y afortunadamente hoy así lo es, un catálogo con muchos autores cubanos contemporáneos que esté gestionado por una empresa que no es cubana.

Nosotros somos españoles, aunque yo, por ejemplo, en mi caso particular, emocionalmente, me siento muy cerca de Cuba. De hecho, he escrito un libro sobre Cuba, en fin, estoy muy pendiente de todo lo que pasa en este país y dentro de los cubanos en general. Y bueno estamos tratando de armar un camino que no responde a un patrón de mercado de empresa preestablecido. Esto es una dosis de buenas intenciones con conocimiento empresarial, con amor por los libros, y con ganas de resolver problemas.

Algunas estadísticas del mercado internacional del libro…

Te voy a dar solo un dato que parece estadístico, pero que es revelador. Cada día se van a poner en alta para el mercado por cualquier canal: electrónico, bajo demanda, o impresión, tanta cantidad de libros nuevos como se publicaron en los ocho siglos de Edad Media. Ese es el índice de producción actual de novedades literarias. Eso no lo soporta un mercado. Es imposible que todos esos libros tengan salida.

En Cuba se produce el efecto contrario. En Cuba al menos todos los libros tienen al menos una entrada razonable bastante digna en el mercado, porque como hay una cantidad pequeña de novedades literarias en comparación al resto del mundo hay un abrumador público lector que demanda esos libros. En Cuba que un título tire varios miles de copias no es ningún éxito espectacular, es una cosa razonable.

La visibilidad de los autores cubanos en el universo digital… La marca Cuba…

Algunos tienen sus páginas en Wikipedia. Hay algunos que han ido subiendo en visibilidad, pero la mayoría tiene un nivel de invisibilidad alto, entonces claro, en un mercado absolutamente saturado, donde digo miles y no es exageración, donde otros queridos compañeros editores traen propuestas muy atractivas e intentan posicionar esas propuestas en otros mercados no es fácil. Aquí no triunfa solamente la excelencia. Requiere un elemento de marketing. Nosotros tenemos la dos condicionantes: tener muy buenos libros y que el marketing, digamos, lo hace la marca Cuba, porque Cuba es una gran marca a nivel internacional. Tenemos que echarlos a pelear de forma inteligente al mercado. Hasta ahora todo ha sido siembra.

La ansiedad de los autores… el desespero…

Yo entiendo y me gustaría que esto lo reflejaras en la entrevista, yo entiendo la ansiedad de muchos autores, que sacan un título novedoso en Cuba, y lo normal es que en poco tiempo se agote. Eso es normal, Cuba, pero es que eso es absolutamente anormal en el resto del mundo. O sea, autores españoles, y te vuelvo a hablar de España, autores que vivan de los que le generan exclusivamente sus libros, el número es pequeñísimo, absolutamente pequeño. Se vende poco.

El índice de lectura en España es bajísimo. El libro es casi un objeto exclusivo. La gente se mueve en 140 caracteres, contenidos audiovisuales, la inmediatez en textos cortos, un libro que se vaya un poquito de precio arriba, de 20 euros deja de tener interés, salvo excepciones, y menos mal que hay excepciones, estoy satisfecho de que hay libros que todavía son contundentes, que valen y que siguen funcionando. Tenemos que lograr entre todos animar a la gente a la lectura, pero sí es cierto que los proyectos requieren de una maduración. Esto es una aventura que estamos llevando a cabo, entre todos.

La vida está llena de casualidades…

J. K. Rowling, que es la mujer más rica del mundo, autora de Harry Potter, ha vendido millones de ejemplares, películas, todo. Ella fue rechazada doce veces. Significa que las editoriales se pueden equivocar, porque no entendían el concepto, bueno esto es un mago, esto es para niños, no es para niños, no sabían bien a qué público iba a ir. Y bueno parece que no entró la idea, pero al final terminó entrando y tiene un producto global y de éxito absoluto. La vida está llena de casualidades.

García Márquez estuvo a punto de tirar la toalla porque no tenía donde colocar la novela Cien años de soledad, que puede parecer una broma, pero es así. Y mira, insistió una vez más y dio en el clavo.

Esas cosas pueden pasar. Nosotros, en nuestra empresa, como la tenemos organizada podemos asumir una carga alta de proyectos y después los ponemos a pelear en el mercado.

La necesidad del marketing o incentivar la demanda…

Esto significa, y yo lo he dicho muchas veces, ¿significa una difusión física de libros que vamos a inundar el mercado? Me encantaría, pero financieramente no se puede. Si tú mandas cientos de ejemplares de cientos y muchos títulos, a diferentes mercados y después no tienen salida el riesgo es altísimo. Me gustaría tener millones para gastar en probar, pero en primer lugar yo no tomo esa decisión porque soy director editorial solamente, y, en segundo lugar, si la tomara yo, diría que no. Diría que no porque no puedo poner uno o dos millones de euros en libros sin antes haber hecho el marketing, que la gente esté con ganas de leer esos libros.

Tienes que hacer el marketing, tienes que hacer que el producto apetezca antes porque si no el mercado está saturado, aunque haya libros irán por otro. Los libros no se van a leer por casualidad, se van a leer porque tú tienes que incentivar la demanda. Estamos en la fase de tratar de estimular la demanda, intentar de estimular al mercado para que el mercado conozca que existe este catálogo.

Presencia en Ferias Internacionales del Libro…

La Feria del Libro de La Habana es una feria que funciona bastante particular, a mí me encanta, pero es muy distinta a las del resto del mundo. Las otras ferias tienen unos días que son solo para profesionales y después tienen otros días con ventas al público y presentaciones. Nosotros no llevamos diez, doce, veinte cajas de libros para hacer una venta. Eso no es, no marca la diferencia. Lo que te marca la diferencia es ir a las ferias profesionales y contactar con las comercializadoras, con la gente que controla los mercados, con la gente que mueve los derechos y que conozcan el catálogo.

De un día para otro no se consiguen las cosas, tú no llegas el primer y dices mire usted tengo un paquete de autores cubanos. Se los compro todos. Eso no pasa. Están saturados de propuestas. Igual que voy yo con propuestas de cubanos, van otros con otras propuestas de gente que hace cosas interesantísimas. Entonces tienes que ganarte el interés y te lo ganas consiguiendo pequeños casos de éxito, notoriedad en los medios. En esos estamos. Esto es un proyecto que está cogiendo velocidad, pero que todavía somos un embrión.

Un acuerdo conjunto, un Premio con la Agencia Carmen Balcells…

Acabamos de anunciar un acuerdo histórico. El único proyecto editorial que en toda su historia ha convencido a la agencia literaria número uno en español para que se sume a un premio hemos sido nosotros. Esa agencia fue referencial para el boom latinoamericano, a través de ese canal sabemos quién es Cortázar, el propio García Márquez, quién Vargas Llosa, Rulfo, etcétera… gente que ya está totalmente contrastada y consolidada y son autores de culto.

Es una agencia literaria asociada al prestigio. Ese es su valor de marca, es prestigiosa. Sus autores son de primer nivel: Isabel Allende, Carpentier… ellos se han convertido en convocante del primer premio Guantanamera, y el autor o autores que ellos determinen que sea el mejor de nuestro catálogo va a ser representado por ellos, invitado a Barcelona, a tratar de darle entrada en los medios de comunicación, tendrá una dotación económica.

A partir de ahí creemos que tendremos cierta fortaleza para llegar al mercado con más capacidad de entrada. Y decir bueno, esto es un proyecto en el que se ha sumado una agencia de primer nivel donde hay un libro que ha saltado al mercado internacional, o esperamos que salte, y eso arrastra el resto de los libros. De los ciento y pico de libros que tenemos es imposible que todos salten, que les vaya de forma excepcional. Imposible. No hay para todos, aunque sean muy buenas personas, pero no hay para todos, pero a lo mejor logramos que uno salte, que otro salte un poquito menos y por el camino pasen cosas divertidas.

Tender puentes divertirse… Entender cómo es el mundo…

Tratamos de tender puentes, pero por el camino es obvio que se pueden producir desajustes. Yo le pido a todos los autores, sé que tú tienes mucho alcance con esto, es que se diviertan con la experiencia, que no sea estresante, que sea basado en una relación de confianza entre al editorial y los autores. Vamos a ver hasta dónde llegamos, el que pierda la paciencia por algún motivo no pasa nada, tan amigos como siempre y en otra ocasión podemos hacer algo en común. Estamos haciendo algo que es nuevo, no lo ha hecho nadie nunca antes. Ese es su valor. Es decir, no vamos a propulsar a un autor cubano que hemos visto, aquí vamos a tratar de empujar a una generación. El proyecto es gigante.

He estado a punto de dimitir 150 veces. Hay que responder a muchos autores, mucho trabajo que hacer. Pienso que el trabajo me estaba consumiendo, pero después que llegué a La Habana, y veo la respuesta de los autores creo que vale la pena seguir, creo que la gente comienza a considerarnos porque el proyecto es serio. Pero insisto al final: entendamos como es el mundo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña