Yunier Riquenes García Coordinador editorial
Hola [email protected], ¿en que podemos ayudarle?
Enviar

Escritores cubanos: contar historias de amor




  • ¿Cómo se enamoran los escritores?. ¿Cómo comparten los libros, las lecturas, las bibliotecas y las escrituras?. ¿Qué energía los atrae?

    Eso me preguntaba al regreso de la Feria del Libro de La Habana. El 14 de febrero estaba muy cerca. Pensé en las parejas de escritores que había visto o conozco.

    Reynaldo García Blanco, poeta y promotor cultural, y Mirna Figueredo, escritora para niños, se juntaron en la década del ochenta. Reynaldo llegó a Santiago para el Festival de poesía, y abandonó su natal Santi Spíritus.

    Ciro Bianchi, historiador, ensayista, y Mayra Gómez, investigadora, con varios libros de recetas de cocina, andaban en la feria del libro de La Habana. Tal parece que es cierto que el amor entra por la cocina.

    Jorge Fornet, investigador de Casa de las Américas y Zayda Capote, investigadora. Ambos con una obra admirable.
    Caridad Atencio y Rito Ramón Aroche, ambos poetas. Los narradores y editores Lorenzo Lunar y Rebeca Murga, fanáticos del policiaco, escritores a cuatro manos de libros para niños, gestores de un proyecto sociocultural; Daniel Zayas y Ailín González, bien jóvenes, empujando los libros de una isla a la otra desde Ediciones Áncoras, poetas, narradores; Arístides Vega y Lidya Meriño ahora en el centro de Cuba.

    Pienso en Luis Álvarez, Premio Nacional de Literatura 2017, junto a Olga García Yero, ensayistas profundos, profesores; cientos de títulos en solitario y a cuatro manos.

    Pienso en relaciones inseparables: Fina y Cintio; Roberto Fernández Retamar y Adelaida de Juan; nunca uno superior al otro, aunque comenten que el hombre opacó a la mujer; no es cierto, ambos brillan, en cada pareja.

    Y en el recuerdo Jorge Luis Hernández y Aida Bahr; Esther Pérez y Fernando Martínez Heredia. Hablar de amor cuando hay que hablar de amor. Hablar de trabajo cuando hay que hablar de trabajo. Exigencias. Lecturas críticas.
    Pienso en historias donde un hombre se va al otro extremo del país, por otro hombre; o una mujer abandona a su familia por vivir con la mujer de su vida, pero no revelo nombres; son íntimas historias de amor.

    Conozco historias de escritores que llevaron, por amor al suicidio y la locura, pero tampoco revelo.
    ¿Cómo puede un escritor enamorarse de otro escritor, o escritora? ¿Qué lo mueve? ¿La belleza, la inteligencia? ¿Cómo se enamoran los escritores? ¿Cómo comparten los libros, las lecturas, las bibliotecas y las escrituras? ¿Qué energía los atrae?

    Pienso en esas cosas mientras regreso a Santiago, víspera del día de los enamorados. Pienso en ellos, aunque sé que quedan unas cuantas historias más.

    Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

    Deje una respuesta

    Registrar una cuenta nueva
    Restablecer la contraseña