XLV edición de la Jornada Nacional de homenaje a Manuel Navarro Luna

×

Sugerir cambios

La idea —concretada por estos días al celebrarse la XLV edición del evento— se le planteó entonces al Centro de Promoción de la Cultura Literaria Manuel Navarro Luna, ubicado en Manzanillo, ciudad hasta donde fuera llevado desde muy pequeño este poeta, que supo ser un cubano excepcional.

Navarro Luna cuenta en la historia de la Revolución Cubana desde que esta fuera solo un sueño. Miembro de la Defensa Obrera Internacional, en 1929 y militante del Partido Comunista de Cuba desde 1930, su postura de irrestricto luchador lo convirtió en blanco de asedio de los gobiernos opresores y en carne de presidio por defenderla. Fue combatiente clandestino a partir de 1956 para aniquilar la dictadura de Batista, y tras el triunfo de 1959, también tiene una historia.

Cuba tuvo en Navarro Luna a un obrero de la nueva sociedad desde lo mejor que sabía hacer: la literatura. Impartió conferencias, recitó versos, acudió a los predios de la prensa radial y escrita, y publicaciones como Letras, Revista de Avance, Social, Renacimiento, Hoy, Bohemia, Verde Olivo, La Gaceta de Cuba y Unión, prestigiaron sus páginas con la firma del poeta.

La disposición de seguir ofreciendo su voz al pueblo, aun con la salud bastante resquebrajada, es la más ferviente prueba de que Navarro Luna quiso despedirse del mundo de la mano de sus versos y departiendo con los humildes su pensamiento generoso y culto.

El 15 de junio de 1966, con 71 años de edad, dejaba de existir físicamente el cantor de los surcos, los refugios y la tierra herida. Pero su memoria literaria ha estado a salvo y de eso dieron fe las actividades que desarrolló por estos días el Centro de Promoción que lleva su nombre, al celebrar el citado evento.

Durante cuatro días unos 30 participantes de diez provincias dieron vida al programa que contempló conferencias, paneles, conversatorios, lecturas en centros de estudio y de trabajo, encuentro de los escritores con la comunidad, recitales de poesía, presentaciones y ventas de libros y revistas. La habitual peregrinación a la tumba del poeta resultó un momento de hondo sentimiento dentro de la jornada.

El cuaderno Las amantes de la niña lobo, de Carlos Enrique Esquivel Guerra, fue el Premio en esta ocasión del Concurso Nacional de Poesía Manuel Navarro Luna, que fundara el Centro para reconocer el quehacer literario de los autores de la provincia de Granma. La entrega resultó el colofón de la Jornada, que trae cada junio al manzanillero ilustre a los campos y las almas de sus discípulos.

Ver perfil completo

Consejo editorial compuesto por periodistas y colaboradores de toda Cuba que gustan del mundo literario.

Logo
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
Ir al contenido