Actualidad

Los libros de la otra Isla de Cuba

×

Reportar incidencia

Dos jóvenes cubanos que hacen libros

No pude escribir a tiempo esta otra historia de amor. Aún cuando se afirme que pasó de moda, yo insisto. Ahora lo digo por el gesto y la actitud de dos jóvenes cubanos ante el libro, la literatura, los autores y su propia vida. Se llaman Daniel Zayas Aguilera y Ailín G. González, los dos escriben y saben y sienten lo que puede valer y vale tener un libro. Saben, conocen bien, el riesgo del libro.

Me han contado de sus formas de producción, de sus formas de vida, de cómo hacer libros muchas veces puede ponerse por encima entre su historia personal. Casi no hay tiempo, no hay intimidad para disfrutar detalles personales. Ahora su relación se convierte en discusiones de diseños de cubiertas, diseños interiores, uso de tipografías, y mucho más.

Daniel coordina, hace cuentas matemáticas, gestiona papel y autores; y Ailín diseña, busca formas atractivas. Ambos cargan papel, cortan, refinan, y se mueven por todo el país dando a conocer el trabajo.

Esa es la primera historia.

Ediciones Ancoras cumple veinte

Tal vez no tenga nombre rimbombante esta casa editora. Incluso muchos no tengan idea de qué puede ser, qué hacen. Mucho menos que llevan veinte años de vida. Pero les cuento ahora solo lo que he visto en las propuestas que traen en este año.

La historia de vida de Ediciones Ancoras, coordinada por la Asociación Hermanos Saíz, se remonta al año 1986. Ha pasado por varios periodos, eras o nuevas épocas. Incluso alguien la quiso borrar del mapa. Pero han seguido unas veces más discretas que otras. Sus protagonistas hacen el cuento en el documental Cada libro es una isla, del realizador Carlos Valerino.

Encontramos textos poéticos diversos, como Espirales del alma, del escritor José Antonio Taboada, o el nuevo poemario de Sergio García Zamora, La condición inhumana. Llama la atención la plaquette Apuntes filo(zoo)ficos, de Oscar Cruz, breve, bellísimo. Y con valores añadidos se publica Biblia de pobres, biblia pauperum, del poeta colombiano Juan Manuel Roca, excelente regalo para los lectores.

A estas sugerencias se añaden para los amantes de la narrativa los libros Puntos de luz, cuentos de Yonnier Torres, el humor en las narraciones de Claudio G. del Castillo en su libro Tonteorías, y los cuentos del universo de las becas, en Yotuel, de Javier Negrín.

Hay espacio para el periodismo en Ancoras, Los hijos del diluvio, de Yoe Suárez, presenta al decir de Mirta Yáñez, entrevistas que incitan al debate, tal como debe ser el periodismo auténtico. Basta mirar las notas de contracubierta, el llamado de atención de su editor.

Para cerrar, se incluye una novela dedicada al público infantil. La novela ¡No soy un héroe!, de Idiel García que incita de inmediato a comprar y regalar a nuestros hijos.

Ahí están los nuevos hijos de Áncoras Ediciones. Celebran sus primeros veinte años. Ailín y Daniel, sus coordinadores, siguen empeñados en la tarea en la Isla de la Juventud, o la Isla de Pinos, bien pineros, bien cubanos, remando, echando ancla, sosteniéndose como buenos náufragos sobre los libros.

Ver perfil completo

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0