El día de mañana o la otra vida

×

Reportar incidencia

Y terminó el 2015 con más golpes vallejianos de lo que se esperaba. Desde la frontera de Costa Rica con Nicaragua me llega un mensaje: «Nunca sabes qué va a llegar primero si el día siguiente o la otra vida». Lo firma un amigo de la infancia. Vendió su casa, sus libros, su PC. No tengo idea en que punto de la geografía latinoamericana pasó su primera Navidad como emigrante.

Y es cierto. No sabemos si será un martes el día de la suerte o el minuto de detenernos para despedirnos al estilo agrio, duro e irreversible de Ingeborg Bachmann:

La carne, que envejeció muy bien conmigo,
la mano rugosa, que sostuvo fresca la mía,
ha de quedarse sobre el pálido muslo,
rejuvenecerse la carne, por un instante,
para que así venga más rápido el derrumbe en ella,
rápido llegan las arrugas, casi sanas,
y todo sobre la rígida musculatura.

Me asomo a la ventana, café en mano y me duele el país. Me duele desde la literatura. Me duele como el pan que debo llevar todos los días a la mesa. Me duele como el caballo que es golpeado por un cochero que también le duele el país, pero no sabe definir el origen de su pesadumbre.

Es por eso que quiero escribir de los derrumbes pues tampoco tengo la certeza si primero va a llegar el día de mañana o la otra vida.

Ver perfil completo

Licenciado en Estudios Socio Culturales (2012). Miembro de la UNEAC. Ha ganado los premios de poesía José María Heredia (1992-1997), Pinos Nuevos, Calendario... Labora en la sección cultural de la radio CMKC, Radio Revolución.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0