Los concursos de minicuentos en Cuba

×

Reportar incidencia

En Cuba no existe claridad de la aparición de los concursos de minicuentos en los últimos años. Podría aseverarse como el refrán popular,  ¿quién nació primero?

En el prólogo, página 14, de El hombre extraño y otros minicuentos, Ediciones Luminaria, 2004, Orlando Fernández Aquino afirma: “Quizás sea este el primer libro de minicuentos que se publica en nuestro país, honor que cabe a los autores reconocidos, al Centro “Onelio Jorge Cardoso” y a Ediciones Luminaria”. Este fragmento también se toma por el editor como nota de contracubierta. Lo cual demuestra que se conocen poco el concurso Vértice (1999), de Granma y La Casa Tomada (2000), de Ciego de Ávila. El dinosaurio (2002), llegó y tragó, sin mascar.

Ahora, que han pasado más de diez años, va siendo necesario un breve recuento. Si Vértice y El dinosaurio han recogido los textos ganadores, mencionados y finalistas en varios volúmenes, La Casa Tomada no, los cuentos están dispersos en periódicos y revistas. En conversación vía email, Félix Sánchez sugiere:

“Sería una buena idea publicar una colección con esos textos, son bastantes entre premios, menciones y finalistas: unos 40”.

Pero solo me voy a detener en este momento en el concurso Vértice, primero en el país. En 1999, apareció la convocatoria del primer certamen en el suplemento cultural Vértice del periódico provincial La Demajagua, convocado por este semanario, la Asociación Hermanos Saíz y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

En conversación con Carlos Manuel Pérez, uno de sus fundadores, dice:

“El concurso Vértice de cuentos breves, fue una idea conjunta de Rafael Vilches y mía, con el propósito de establecer un espacio para ese tipo de creación en la provincia y el país (hasta ese momento no existía en Cuba concurso similar, luego salió otro por Sancti Spíritus o Santa Clara, no sé bien, y se hizo más famoso porque recibió mayor apoyo), y, asimismo, para promocionar el suplemento cultural”.

“La AHS, dirigida entonces por Vilches, pagaba los premios, y los cuentos eran publicados en el Vértice de octubre (por el Día de la Cultura Cubana), y en un libro de Ediciones Bayamo. En la ocasión de la entrega de premios Vértice, también se confería un Premio Especial a una personalidad de la cultura granmense, que consistía en una pintura de algún pintor, la cual era donada por este”.

En las primeras ediciones se recibió más de un centenar de trabajos; luego, con la aparición de El dinosaurio disminuyó la participación.

Los jurados han sido, en su mayoría, escritores de Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Las Tunas.

El primer volumen con los cuentos ganadores del 2000, fue Historias recicladas, Ediciones Bayamo, 2001; le siguió La revelación absurda, Ediciones Bayamo, 2002, con los premiados de 2001; y en 2003 aparece La línea vertical de la muerte que incluye a los ganadores en el 2002 y 2003.

Vértice. Concurso Nacional de cuentos Breves, 2004 – 2008. Compilación y prólogo de Raynor Rivera Licea, Ediciones Bayamo, 2009, recoge los textos premiados y mencionados en las últimas cinco ediciones.

Vértice, junto a otro tanto de concursos cubanos, ha desaparecido, pero ahí deja una huella en el panorama literario nacional.

Show full profile

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Register New Account
Reset Password
Compare items
  • Total (0)
Compare
0