Reseña

El salvaje placer de escribir

×

Reportar incidencia

Pocas veces tiene uno la posibilidad de escoger un libro para que se publique, para que otros lean por decisiones personales. Pero en esta ocasión no hay arrepentimiento, al contrario, existe plena satisfacción de que el nombre de uno esté en esa página del siempre cuestionado jurado. Y allí quedan nuestros nombres: Jesús David Curbelo, Esther Acosta y Yunier Riquenes.

Desde la primera reunión telefónica estuvimos de acuerdo. Mi propuesta es El salvaje placer de explorar, le dije a Curbelo. Y él me dijo si no es ese, no es otro. Esther también lo propone. Así fue la decisión, verdaderamente por unanimidad.

Se premió el libro por su calidad, un libro, que sin desestimar a los otros, se alejaba del resto, escrito con una belleza poco usual, que llevaba, lleva de un cuento a otro. Un libro a la altura del Premio Alejo Carpentier, un texto que vale la pena mantener en los anaqueles de nuestras casas, sin dudar los pocos espacios que tenemos.

Y ahora releo el libro, esta vez sin seguir el orden. Jugué, como hago algunas veces, dejándome llevar por los títulos y las extensiones. He vuelto a las páginas del libro pasado un tiempo y el efecto es el mismo. No nos equivocamos, el libro de Daniel es un libro inolvidable.

Ahora, desde la cubierta del libro con una foto suya, una roca que se levanta solitaria en la orilla de la costa, con algunos retoños, casi fálica, imponente, como los cuentos que aparecen aquí. Diecisiete piezas de un rompecabezas, que puede armarse y desarmarse desde cualquier punto.

Personajes que reflexionan hacia adentro de ellos mismos, que cuestionan el afuera constantemente, individuos buscadores de la felicidad desde la jaula, exploradores, navegantes, nómadas. Como el personaje de “Sin rumbo definido”, luchador desde la lancha, desde la Isla, hasta llegar, ¿a qué lugar?, ¿en qué condición?

Queda expuesta la relación hombre animal, en este caso hombre zorra, justo en el límite, sin cambiar de actitud, altivos y brutales ante la mirada temerosa del resto de los animales, después de la destrucción sin miramientos y las invasiones.

No voy a decir que Daniel Díaz Mantilla es lo mejor y lo más grande de la narrativa cubana, perteneciente a tal o cual generación; solo les digo que actualmente es editor de la revista La Letra del escriba, que escribe cuentos, poemas, novelas y ensayos y los invito a leer este libro.

Ver perfil completo

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Claustrofobias Promociones Literarias
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0