Enviar

Muere Wally Thompson. Una marca en los libros cubanos

Fue Wally Thompson la primera persona que me hizo tomar conciencia de la importancia del ISBN, ese código de barras que no solo ayuda a vender el libro. Entonces yo coordinaba Ediciones Caserón, del Comité Provincial de la Uneac en Santiago de Cuba.

Poco después comenzó el trabajo con Naskicet Domínguez en Claustrofobias y pude comprender mejor y valorar toda la exigencia de Wally. Naskicet es lo mismo de exigente con el ISBN, toma un escáner en mano, y descifra.

Nada de lo que explicaba Wally era un capricho. Recuerdo cuando la solicitud de ISBN pudo realizarse por correo electrónico. Aprendí a llenar la tabla para hacer la solicitud, si el libro era impreso o digital.

Recuerdo llamadas telefónicas con ella y sus exigencias, recuerdo las ferias del libro en La Habana. Wally quería que todos los que formábamos parte del mundo editorial cubano, lo comprendiéramos bien.

En días recientes aplicaron una encuesta sobre el uso de ISBN, como para iniciar un trabajo de concientización, cómo para evaluar y diagnosticar. Pensé en ella y sus conversaciones.

Supimos la noticia de su partida física, confirmamos, y queremos que estas líneas sean un homenaje a su trabajo.

Claustrofobias Promociones Literarias, lectores, escritores, editores, libreros, se lo agradecen.

Ver perfil completo

Licenciado en Letras (2006). Ha obtenido, en el género de cuento el Premio Cauce, Premio Razón de Ser, Premio La Isla en peso, la Beca de Creación Fronesis y la Beca de creación. Fundador de Claustrofobias.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado