Una Viña en la Viña del Señor

0
8

Amigas y amigos. He querido titular esta presentación: Una Viña en la Viña del  Señor, pues no siempre, en estos días que corren, es posible encontrarse una publicación periódica y sentarnos a leer como el que se sienta a escanciar un buen vino para fortalecer el espíritu.

Esto me ocurre precisamente al encontrarme con el  Número  57 de Viña Joven, publicación de carácter socio-teológico-cultural que sale bajolos auspicios del Centro Cultural y de Animación Misionera San Antonio María Claret de esta ciudad de Santiago de Cuba y cuya casa de nacimiento es esta Parroquia Santísima Trinidad.

En realidad debí comenzar con una confesión. Me considero un Revistero mayor, es decir que compro, leo, colaboro y hasta presento Revistas y si están tocadas por el hálito cultural mucho más. Y en ocasiones, cuando la situación económica lo permite, las llevo a encuadernar, ese oficio que cada día se ve menos, y así atesorar  páginas que marcan un momento, un devenir.

¡Ah!, pero este Revistero mayor tiene un defecto. Le gusta comenzar las lecturas de las Revistas por las últimas páginas. Y en esta Viña 57 me encuentro la muy grata sección de Tertulia Literaria donde un “Algo de poesía” nos lleva de la mano por exquisitas décimas de Miguel Leandro Albuerne Mesa, poemas rotundos de Rodolfo Tamayo Castellanos, textos de un Noel Pérez García que nos hablan de la cotidianidad familiar. Todos ellos, agraciados con Mención en el XIII Concurso Literario auspiciado por esta misma Revista. Y cierran esta sección un conmovedor texto de Reinaldo Cedeño Pineda: Caridad llora ante Caridad y la mirada crítica de Rosa Rodríguez Miniet y Asseneth Verdecia Rodríguez En el centenario de José Soler Puig con Bertillon 166: Una relectura necesariaque  se unen a las acciones por el Centenario de vida de nuestro novelista mayor.

Terminada la lectura de la sección Tertulia Literaria me voy al cine. Quiero decir a la sección CINE y encontrarme con los saberes de Juan Ramón Ferrera, Reynier Rodríguez Pérez e Imai Marissa Delgado Guerrero. Ellos me llevan de la mano para una mirada a los 90 años del realizadorJosé Massip y su vínculo con la obra martiana desde la realización cinematográfica. Así mismo nos podemos acercar a los enigmas de un filme como La pared de las palabras y a la poética de un hombre como Fernando Pérez.

Luego de esta entrada y salida a los predios del cine vuelvo a comportarme como un lector correcto y me asomo a la Ventana del Lector, que abre las puertas de la Viña. La carta encíclica Laudato si, del Papa Francisco es el tema central de estas páginas. Paso a paso, nospodemosacercar a este documento cardinal en el siglo XXI que nos lleva  a la conclusión de que no podemos entender la naturaleza como algo separado de nosotros o como un mero marco de nuestra vida. Esta Carta encíclica debiera estar en todos nuestros hogares y de lectura continuada y profunda.

Siempre  he pensadoque uno de los platos fuertes de Viña Joven lo es las Artes Plásticas. Lo demuestra la hechura misma de la Revista y su Salón Nacional de Arte Religioso. En estas páginas el profesor de la Academia Nacional de Bellas Artes de San Alejandro y crítico de arte Antonio Fernández Seoane se detiene en el estratégico intento de incrementar el libro de arte en Cuba y  una mirada cuestionadora y polémica alos vínculos existentes entre  arte ecológico y religión. Por otro lado el poeta y narrador Pedro Armando Junco López entrevista a la escultora MartaJiménez.Así mismoCarmen López Ramos compila una serie de informaciones que nos conducen a La imagen inculturada de la evangelización.

He dejado como comentario final de esta presentación lo que Viña Joven nunca hubiera querido publicar. Desde una nota en la contracubierta, firmada por el P. Carlomán Molina Echeverri, CMF, Director fundador de este Centro cultural, se une al dolor por la pérdida de un ángel, de una mujer, de un carisma, que fue puntal, ánimo, voz y luz de este sitio.A estas palabras se unen mensajes de Silvia Rodríguez Rivero, JoséMaría  Vitier, Antonio Fernández Seoane y del equipo de Viña Joven.

Esta mujer que fue y sigue siendo ánimo, puntal, voz y luz de este sitio se llamó, se llama y se llamará por siempre en el corazón de los que la conocimos simple y llanamente Janet Ortiz, como una Siempreviva, esa flor que jamás fallece. Era nuestro José Martí al hablar de Emerson que decía que cuando alguien grandioso desaparece de la tierra, deja tras sí claridad pura y apetito de paz y odio de ruidos.

He aquí que odiamos todo ruido, andamos en apetito de paz y claridad pura como siempre nos enseñó Janet Ortiz. La vida, cuando se entrega a causa justa es siempre gozo. Entonces la complacencia de vivir toca la eternidad.

De este modo,a los 21 días del último mes del año  de gracia 2016, los invito a encontrarse con una  Viña que ya suma 57 entregas. Una Viña para escanciar. Una Viña   Joven a la que se ha de entrar con el espíritu alto y en el puño la hierba fresca del amanecer.

Muchas gracias.

Publicidad