Recuento del Premio Nacional de Poesía José María Heredia 2016

53

El Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en Santiago desarrolló una nueva jornada del Premio Heredia los días 16 y 17 de diciembre.

En la primera jornada se abrió un espacio para reflexionar sobre la tradición, conservadurismo y transgresión en los últimos treinta y cinco años de poesía en Cuba. Participaron los escritores Carlos Esquivel, Marino Wilson Jay y Reynaldo García Blanco.

Al finalizar se presentaron libros y revistas publicados por Ediciones Caserón:

  • Pueblos de madera y azúcar, de Diana María Cruz.
  • Autopista cero, Premio Heredia 2014, de Carlos Esquivel.
  • Santiago, 9 de abril, de Berlamino Castilla Mas.
  • Revista Caserón No. 10 y No. 11.

Segunda jornada del Premio Heredia 2016

El sábado 17 de diciembre, aún había sonido de jazz en la sede de la Uneac de Santiago de Cuba, tocaría Yasek Manzano y su grupo, pero antes se entregaría el Premio de poesía Heredia 2016.

En la sala Titón los poetas José Orpí, León Estrada, Eduard Encina y Yunier Riquenes leyeron sus textos.

 

Reconocimiento al narrador e investigador Roberto Leliebre

José Orpí leyó palabras de agradecimiento a Roberto Leliebre, y destacó que Leliebre fue “el hombre que despertó a José Angel Buesa” con su texto Buesa contra el olvido. Ahora Roberto, se jubilaba como asesor jurídico de la Uneac, para dedicarse a la literatura.

Breve historia de vida literaria de Roberto Leliebre

Leliebre llevó escritas unas cuartillas para “leer su sentir”. Este es el cierre de mi vida laboral, aseguró. No es el cierre de todo. “Es para no ser abogado por el día y escritor por la noche en la mesa del comedor de la casa”. Si fuera músico, dijo Leliebre, estuviera celebrando mis primeros cuarenta años de vida artística.

En 1976 se ganó el primer premio literario y publicó por primera vez. Desde entonces suda la fiebre literaria. “Sabía que era un oficio que no da ropa, ni frijoles”, leyó Leliebre, y veinte años después, cobró sus primeros honorarios, doscientos pesos, que en pleno periodo especial serían dos dólares.

“Me tomé la literatura como una religión, como una dicha, no me lancé a la aventura por la aventura”, sostuvo. Y al cierre añadió que los homenajes ni las distinciones no hacen a nadie mejores escritores, pero sí comprometen en la mejor escritura de las obras.

La Uneac santiaguera le entregó diplomas de reconocimiento, y también la Casa del Caribe.

Revelan Premio de poesía José María Heredia 2016

 El jurado, integrado por Marino Wilson Jay, Carlos Esquivel y León Estrada, quien leyó el acta, decidió declarar los siguientes libros como FINALISTAS:

  • Avestruces y otros poemas, de Alejandro Ponce Ruiz, Manzanillo, Granma.
  • Parteaguas, de Reynaldo García Blanco, Santiago de Cuba.
  • Fruslerías liliputienses, de Hugo Fabel Zamora, Bayamo, Granma.

MENCIÓN ÚNICA:

  • Pop rural, José Alberto Velázquez, Las Tunas.

Y otorgar el PREMIO NACIONAL JOSÉ MARÍA HEREDIA al poemario:

  • Técnicas de respiración, de Pedro López Cerviño, de Santiago de Cuba.

 

Publicidad